A Neye 

En el bosque, en los rincones más escondidos

Entre la espesa argamasa de las raíces de su Luna

Neyebek teje detalles, insufla vida.

Desordena, crea y suspira

Por encontrar esa fuente que rezuma

Desde siempre, todos los fluidos

Todos los aromas,

Todos los sonidos.

Y un místico personaje

Prepara entre tanto el brebaje

Que hará de puente perfecto

Entre la virtud y el defecto.

Dibuja, Neyebek, su forma,

Describe su nombre y destila su aroma.

Pues sabes bien que orbitando

Absortos siempre en tu astro

Hay universos que esperan

Tu mano tendida, tu tacto

 

de Fran a Neye 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *