La ninfa, la nayade y el Triton

(Aparece la ninfa sentada sobre una piedra, su rostro pálido y su semblante triste, la melena rubia le cae sobre la espalda, tiene la cabeza gacha y las alas secas, ha observar el infinito  en el mar de Sasha, y con la mirada perdida en el infinito apenas gesticula.)

 

(De repente una imagen sale de debajo del agua, es una Náyade con un tritón sobre su hombro. Es alta y una enorme cabellera pelirroja viste su pálido rostro, tiene unos ojos verdes esmeralda y un rostro armonioso. )

 

(Sin sacar el cuerpo del agua se dirige a la ninfa)

 

Erika : Buenos días Ninfa

 

(la ninfa alza la cabeza la mira con indiferencia y agacha de nuevo la cabeza)

 

Erika : ¿Menudos modos, me acerco a saludarte y no eres capaz ni de devolverme el saludo? … (Acaricia al tritón y se dirige a él) Es increíble, la gente tiene un humor terrible de buena mañana Hermes, con el día tan bonito que ha salido y ni tan siquiera son capaces de apreciarlo…  (Se sumerge en el agua y desaparece)

 

(La ninfa no ha levantado la cabeza, sigue sumida en sus pensamientos)

 

(La náyade vuelve a asomar la cabeza dirigiéndose a la ninfa)

 

 

Erika : Ehhhhhhhh, despierta … ¿Se te comió la lengua el gato? … ¿o es que no sabes hablar? … ¿me escuchas? … ¿estas viva? …

 

(la ninfa la mira, esta vez no agacha la cabeza, y algo parecido a una sonrisa se dibuja)

 

Erika : Vaya, parece que al menos respiras … ¿eso es una mueca o una sonrisa? … (Se dirige al tritón)… has visto Hermes parece que esta viva… más lo dice su mueca que su apariencia… No recuerdo haber visto tanta pobreza en mucho tiempo, tan bonita y tan vacía…

 

(La ninfa la mira)

 

Erika :  Sabes, llevo observándote días … vienes cada mañana y durante horas te veo perdida en tus pensamientos, esa piedra en la que estas sentada tiene casi hasta tu forma. He apostado con Hermes a que antes que termine el año lunar terminarás convirtiéndote en piedra como ella, casi pasas desapercibida a su lado …¿de donde vienes?, ¿Por qué tanta nada en tu rostro? (se dirige al tritón) … mírala Hermes que imagen tan desdichada, pobre y patética … le estoy hablando y no es capaz ni tan siquiera de contestar … en fin, tonta de mi que me acerco hasta ella para preocuparme …

 

Hermes : Ya está bien Erika, me parece que estas hablando demasiado … últimamente te dedicas demasiado a juzgar a los demás y no en observarte a ti misma. ¿No te parece que eres un poco indiscreta y algo infantil? … Has de respetar las decisiones de los demás, si no quiere hablar tendrá sus motivos y además a veces la tristeza es necesaria para que las personas puedan disfrutar más de ser felices el día de mañana.

(Erika explota en carcajadas … )

 

Erika : Pero que dices Hermes, ¿como puede preceder la tristeza a la alegría si son sentimientos contrarios? … si una no conoce a la otra aunque vivan juntas …

 

Hermes : Ves Erika, no dices más que tonterías … sólo somos felices cuando hemos conocido la desdicha; porque sólo entonces somos capaces de entender que para llegar a un buen momento has debido haber superado los malos; las personas crecemos, vivimos y reaccionamos pero siempre llegamos a un camino a partir de otro.

¿Recuerdas como llegaste aquí?, marchaste huyendo del mar que te vio nacer  para olvidar aquel marinero del que quedaste prendada y decidió ser feliz en la vida terrenal a compartir la vida junto a una Náyade, porque te amaba pero no entendía  una vida bajo el agua cuando su casa, su familia y su vida permanecían en la tierra, y prefirió quedarse con la vida de siempre a arriesgarse a vivir otra que no conocía. Recuerda tus noches de llanto, intentando entender porque no te seguía cuando habías perdido meses enteros hablando con él y conociéndole, intentando encontrar una explicación a algo que no entendías … Hoy Erika, en tu mar nuevo y lejos del que te vio nacer conseguiste ser feliz porque te diste cuenta que sólo tu eres la que día a día vas creciendo sin la necesidad de marineros indecisos, hoy supiste que quien te quiera bien lo hará por lo que eres y no por lo que esperas de él. Piensa amiga, cuantas lágrimas tuviste que derramar hasta darte cuenta de esto, y si no fuese por ese calvario que pasaste seguramente no te darías cuenta de todo lo que puedes lograr …

 

(La náyade ha cambiado el gesto, sus ojos han palidecido al recordar)

 

( Sale del agua y  se sienta al lado de la ninfa, le retira el pelo de la cara y la mira a los ojos )

 

Erika : Sabes amiga, no conozco tu desdicha pero la comparto, … un día hace años esa piedra sobre la que yaces fue mi piedra y perdida en mis pensamientos cada día lloraba como una tonta pensando que mi corazón se había ido a la tierra y nunca más volvería a sentir … hasta que un día este tritón seco y estirado se enredo entre mis cabellos y me dijo que hasta que no me metiese en el mar no pensaba salir de mi cabellera. Tuve días a este bicho entre los pelos y mi melena que tanto me apreciaba empezaba a perder luz y color. Era un infierno escucharlo todo el día, sus protestas, sus lecciones del amor, de la confianza, sus pensamientos a veces casi absurdos … y entonces tuve q decidir entre esta piedra o tener un bicho semejante en mis pelos el resto de mi vida … horrible la idea, me arriesgaba a tocar la locura con mis dedos … entonces un día, no recuerdo cual me sumergí de nuevo en el agua. Había olvidado el placer de sentir el agua rozar tu piel con suavidad, la sensación de frescura, la libertad de sumergirte y nadar sin rumbo simplemente, el placer de sentir a tu libre albedrío sin más fin compañía que la de ti misma, suficiente y llena de vida para disfrutarla.

 

(La ninfa la mira, dos lágrimas le asoman y resbalan por su rostro)

 

Neyebek : Sabes amiga, no quiero sentir … porque la vida me dejó sola … lo que más amaba se marchó sin que nadie me preguntase si me importaba o no … mi Elfo, mi gran compañía, ese amigo que la luna me regaló como compañero desapareció de mi vida dejándome un vacío enorme. A la llegada a Lobatum Abevury se colmó de gloria y aunque se dejó la vida en convencerme para que le acompañase en ella nunca supe encontrar mi sitio allí … porque mi vida está en la luna. Si no hubiese sido por Betichela no hubiese sobrevivido el camino de vuelta … duro y frío, largo y abrupto … sin ganas, sin fuerzas, porque la sonrisa negra que me daba vida e ilusión se marchó al cielo de los elfos negros y tontos …

 

Erika : (se incorpora, la mira y se ríe) … No sé decirte si te prefería callada o hablando, me abrumas, ¿Quién era Abevury?, ¿y Betichela? … ¿un elfo? … (Le coge la mano) … que más da amiga, son sólo personajes que se quedaron en otra dimensión, parte de una historia que viviste y que permanecerá en tu recuerdo para siempre. Tu elfo no morirá nunca porque en tu mente lo sigues sintiendo aquí, quizás ese guerrero no logró entenderte nunca porque para él fue más importante su gloria  … y Betichela, ella siempre estará a tu lado cuidándote …

 

Neyebek : (sonríe) Es cierto, Betichela siempre seguirá a mi lado y cuando aprendí a aceptar que mi elfo iba a ser más feliz en su cielo que a mi lado pude al menos estirar las alas. (Se incorpora) pero es que me gusta tanto recordar sobre esta piedra y pensar que en el infinito de este mar están todos viviendo a su manera …

 

(La náyade la abraza mientras le acaricia la mejilla)

 

Hermes : (se sube a la piedra y se sienta entre las dos mujeres) Realmente vuestra imagen no sé que resulta si hermosa o lasciva … sólo sé que esta piedra es el origen de algo que será bonito, dos amigas que han vivido historias distintas pero sensaciones similares. (Se acerca a la ninfa)

Sabes, conozco tu historia, un alquimista que buscaba su historia personal me habló de Neyebek y me pidió que como recompensa a su experiencia con ella le presentara a Erika porque ella iba a ser una parte importante en su crecimiento, ambas lo iban a ser enriqueciéndose una a otra con sus experiencias y complementándose con el mismo fin; ayudar a aquellos que han perdido algo importante en su vida … una enseñando a volar a los que olvidaron como hacerlo en la tierra y otra para devolver la ilusión y la frescura de nadar al libre albedrío sintiendo de nuevo la frescura del agua.

 

(Las dos la miran absortas) … 

 

Erika : Nunca me hablaste del alquimista Hermes, es más nunca me hablaste de Neyebek… ¿esta historia la inventaste esta mañana verdad?

 

Hermes : Sabes amiga q la mentira no es virtud de este tritón.(estira la cabeza y mueve la cola)  Esta es tu lección de confianza, has de saber confiar y esperar de las personas … quizás no prestaste atención algún momento mientras hablaba, pero el alquimista estuvo tan cerca de mi como de ti; ¿recuerdas cuando nadabas en las frías aguas de tu tierra Normanda? … de allí partió un alquimista inglés en busca de su esencia …

 

Erika : (se pone las manos en las mejillas y se tapa la boca, retira la mano ) Es cierto, hablas de Tótem … mi queridísimo Tótem … (se levanta, asustada … la señala) … y tu … (la señala de nuevo asustada) … tu eres esa ninfa que le regaló la esencia … (se vuelve a sentar en la piedra y la mira) … no me lo puedo creer, yo vine a la luna porque a su vuelta a casa hablaba maravillas de ella y me aseguró aquí lograría encontrar la solución a mis dudas y al abandono de mi marinero poniendo como ejemplo su historia… (Se pone las manos en la cara y sonríe) … en el fondo él sabía que debíamos conocernos y por eso me envió aquí … (se calla y la mira) … pero Neyebek él me contó que hechizo a la ninfa y tuvo que marchar, dime ¿ radicaba tu tristeza en que marchase el alquimista? …

 

Neyebek : (Se ríe) ¿El alquimista?, no, para nada … el marchó en busca de su historia personal … aquello quedó en el recuerdo hace bastante tiempo… era importante en el momento pero era su camino, mi tristeza radica en haber perdido a mi elfo …

 

Hermes :  (mira a la ninfa) … Has visto Neyebek, en su día lograste aprender es más importante entender la historia personal de cada personaje; ahora tienes que aprender que hay cosas q se pierden sin motivo y duelen más todavía … Hoy amiga has de saber que la vida continúa y que si un día perdonaste hoy has de hacerlo de nuevo pero esta vez al destino, que en realidad es el que te acompaña día a día.

 

Neyebek : (lo mira y sonríe) Es cierto Hermes, creo que mi error radica en no aceptar que la vida está después del recuerdo y hay que continuar con los dos juntos … (coge la mano a Erika) … hoy amiga has logrado lo más importante en mucho tiempo y es devolverme la ilusión con el ejemplo … (se levanta y sonríe) … Coco seguro que será muy feliz en su cielo … y tal vez debería volver a nadar de nuevo …

 

Erika : ( la coge de la mano) … Ven Neyebek, el agua está riquísima y cuando te acostumbras a las olas pierdes el miedo … (la ninfa se acerca al agua) …  necesitas aprender de las olas para acariciarte de valor.

 

Neyebek : (toca con el pie el agua mientras le tiritan las alas) … Está fría …

 

Erika : Más fríos están tus pensamientos … venga … adelante … (la náyade se mete dentro del agua) … Vamos … (el tritón se ha posado sobre las alas de la ninfa ) … adelante.

 

Hermes : Eso, eso … al agua … (dice y entonces muerde en una de las alas a la ninfa que resbala de su piedra y cae directamente al agua )

 

Neyebek : ( se sumerge asustada) … dios, esta helada … pero es cierto Erika, que sensación tan placentera … es algo que no recordaba … la libertad … el sentir … Muchas gracias amigos  (sonríe y se marcha nadando hacia la orilla) …

 

(La ninfa desaparece de la vista de la Náyade y el tritón) …

 

Erika : (sonríe mientras la ve alejarse) … has visto Hermes esta mañana si que ha sido hermosa, nada mejor que devolverle la sonrisa  a una ninfa … No hay nada como una Náyade con una entereza como yo.

 

Hermes : (le mira y se posa sobre su hombro) … Viste Erika, volviste a pecar de falta de confianza y exceso de autoestima; quizás la razón de que el alquimista nos hablase de ella no es que le enseñases a nadar si no quizás que ella te enseñase a aceptar que en la tierra también pueden ser felices los demás … no es mal momento para aprender a volar.

 

Erika : (se ríe) … Quien sabe Hermes … quizás lleves razón

 

Hermes: Yo siempre llevo razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *