De nuevo en casa … Otra entrada

Hace tiempo que no me pierdo entre las letras, probablemente porque para ello hace falta tener la ocasión de sentarte para pensar donde te encuentras y hace tiempo que no me senté en el arcón de las palabras a reunirme con ellas y organizarlas.

Hoy sentí nostalgia, nostalgia de mis propios recuerdos; a veces la terapia del día a día no es suficiente cuando alguien simplemente vive los momentos y no los guarda, últimamente ahorre letras y desperdicié palabras hoy quiero quiero equilibrar la balancaza y poner de nuevo las cosas en su sitio.

Imagino que un primer punto es mirarme a mi misma, lejos quedaron las tristezas de aquellos días donde la noche semejaba larga e interminable, donde daba lo mismo levantarse que acostarse porque abrir los ojos significaba ver la tristeza.

Hoy papá cumple un año, en algún lugar del mundo hace un expiró un aliento pero nos regaló a nosotros la oportunidad de poder contar con él. Mamá está feliz debe ser la única mujer en el mundo que después de quedarse sin trabajo sigue sonriendo con la misma fuerza que cuando yo era niña, y es que la sonrisa de mi madre es como un plato de arroz en una familia con hambre, se necesita tanto que es imposible sobrevivir sin ella. Ahora tiene otros quehaceres, aguantar a mis hermanos y cuidar de papá.

 

Hoy fui a casa, papá estaba contento; desde que tiene a mamá en casa ha dejado de quejarse tanto, quizad porque los vacíos que encontraba en su ausencia le llena como a mi con sus sonrisas. Hoy volví a casa emocionada, vi a papa mejor que nunca; iba con pantalones cortos … y es que cuando tu padre asustado de todo lo vivido acostumbrado taparse hasta arriba todos los días quizad por resfriarse o le de en exceso el sol decide ponerse los pantalones cortos es que la vida le está cambiado y el miedo empieza a marcharse con el invierno para dar paso al verano de las ganas y la superación. Ha dicho que va a volver a pintura, le recordé que el primer cuadro que pinte tiene que encuadrar a una “baturra” y regalarmelo para que pueda recordar la primera imagen que tuvo al verme recién despierto de su letargo lleno de morfina hasta las entrañas; me resulta curioso imaginarme vestida de baturra cuando acudía corriendo desde la playa cuando me llamó mamá para decirme que ya hablaba con los pelos de loca  y el pañuelo en la cabeza .

 

Betty y Javi pasan un mal momento, me entristece cada dia no poder verles al cien por cien como antes, pero es que España no da para más y ser parado empieza a ser más lo ordinario que lo poco común; a veces no sé que decirles, los animos menguan cada día sabiendo que las oportunidades son pocas y a veces los consejos y las indicaciones se terminan; espero que pronto les cambie la suerte.

 

A día de hoy afortunada he de sentirme de levantarme cada día y poder irme a trabajar porque creo que de todas las personas más cercanas y que aprecio soy la única que aún tengo la oportunidad.

 

He estado ocho meses sin Walter, mi estimado y viejo pc, murió una de esas noches así de repente por esa dichosa manía que he tenido siempre de dejarlo encendido por las noches; como siempre tan dejada pensando que su resurrección era imposible lo llevé a reparar y ha vuelto. Recien llegó a casa la suerte dijo que resucitada la computadora y moría la linea; y es que sasha cuando vio de nuevo el ordenador de siempre le entró uno de esos arranques de “subo a que me acaricies si o si porque volvemos a las costumbres” se subio encima de la mesa y dejo el rooter en off. Así que después de 6 meses sin Walter estuve casi dos meses sin linea;  que esa es otra las dichosas srtas de ONO que cada una dice una cosa y no te aclaras con ninguna.

Y es que volver a lo de siempre es muy fácil, Walter ya ha cogido su primer virus como siempre; decidió que el Messenger es un programa no grato; quien soy yo para cuestionar las decisiones de mi pc después de abandonarlo 8 meses, entiendo que en este tiempo ha crecido lo suficiente para tener iniciativa propia.

 

Acostumbrada a Fer que siempre lo solucionaba todo ahora yo y Walter nos hemos quedado al desamparo del cibermundo y sus peligros.

 

Desde el día que decidí borrar de mi vida el recuerdo de fer no he vuelto a tener más contacto, sé que está bien y es que mamá aunque hayan pasado cuatro o cinco años cuando tiene algún problema con el portátil le sigue llamando, un día igual lo pilla en Francia,  quizad en Barcelona, en Buenos Aires o en cualquier parte del mundo; entonces cuando llego me cuenta. Y es que aunque sea para conectar el ratón siempre lo busca, cuestión de costumbres. Con el tiempo me he acostumbrado a no echarlo de menos; y no es que echase de menos su amor porque eso termino hace tiempo pero si su presencia, aunque separados para mi seguía siendo esa persona en la lejanía, ese compañero que en los momentos malos tenía las grandes palabras para recogerme y entenderme. Había creado una comodidad propia de tenerlo en ese lugar, pero realmente me engañaba a mi misma porque como dijo el última día, sus obligaciones conmigo habían terminado el día que cogió sus maletas.

 

Romper con ese recuerdo me ha hecho fuerte, porque he repartido ese colchón entre la gente que tengo cerca a la que a veces no había sabido valorar; soy dichosa de tener gente a mi alrededor que me aprecia, me quiere y me cuida, antes llenaba mis vaciós de solo un recuerdo ahora los comparto y pesan menos.

 

Digamos que mi vida ha empezado a vivir deprisa, a abrir frentes, proyectos  e ilusiones, me embarqué en una obra con Entre Bambalinas y por fin estrenamos. Logré efectuar uno de mis sueños, que mis letras en parte no fueran solo leidas si no ahora representadas. A veces cuando veo ensayar a los chicos me emociono, esa obra es parte de mi vida, recuerdo cuando Javi me dio aquel boceto para ir escribiendo, mientras pasaba el infierno de ver a mi padre volver a nacer tras casi haberse quedado en el intento perderme entre aquellos actos me daba vida, cada segundo de esa puñetera obra me enternece pues con ella fue parte de mi propia historia y las de mi padre, quizad por el momento simplemente.

 

Roxe se ha hecho mi confidente, mi mejor amiga, casi mi compañera, como digo yo si me gustasen las mujeres sería la de mi vida, tenemos momento para todo; para reir, para llorar, para enfadarnos y sobretodo siempre para entendernos. No está pasando un buen momento pero como siempre ha sido tan fuerte y tan viva a veces se me olvida que los pilares también pueden temblar. Son tantos años juntas que sin querer una se acostumbra a no darse cuenta que a veces debe cuidar más lo que quiere pero digamos que cuando las cosas se hacen sin querer pueden llegar a entenderse.

 

En el trabajo es un día a día, cada vez es una aventura distinta, vivir en ese puto taller es como montarte cada día en el Dragon Kan, subes, bajas, ries, lloras, te enfadas te alegras, te conformas o discutes; es una aventura nueva que descubrir, es como el cajón de las sorpresas, llegas a hacer lo que nunca imaginaste … creo que hasta me gustan ya los coches y todo.

 

Hace dos años que estoy de vacaciones en el amor, no porque no haya encontrado personas dispuestas si no porque me he acostumbrado a vivir una vida mía; supongo que la madurez te hace darte cuenta que los principes azules con la edad se destiñen y la voracidad que tenías en la juventud por compartir tu corazón pasa a un segundo plano pues decides llenar ese amor de otro tipo de amores, buenos amigos, compañeros y las propias experiencias.

 

Mi última apuesta con Maitea agotó los últimos esfuerzos, dejé mi corazón en Donosti como quien se deja la maleta en el último viaje; decides idealizar un amor como algo imposible y le enseñas al corazón a sacar la tarjeta roja cuando alguien te dice “no te enamores”. Y es que dos personas  paseando por el camino del amor han de ir en igualdad de condiciones, si uno va ciego con miedo aunque sienta y el de al lado tiene que dirigir la expedición es muy posible que pierda al compañero en el camino o vaya tan cegado con la intención de llegar al final del camino juntos que con las prisas llega solo.

 

Con el tiempo una empieza a valorar los momentos sin esperar más, ya no por otras personas si no por una misma; es innecesario tener que exponer el corazón a las tempestades cuando realmente una puede estar cubierta; simplemente es cuestión de entender que has de encontrar el refugio en ti misma.

 

Digamos que con el tiempo te vuelves más fría, disfrutas el momento con intensidad pero sabiendo que en tu mano está vivir con naturalidad y sin miedo; eso lo he aprendido de Ro; su seguridad a veces es tan grande que me la transmite; me hago un poquito como ella, superviviente y segura, sabiendo que los obstáculos están pero pasarlos sólo es cuestión de una.

 

Este año ha sido un año SINGLE, dichosa páginas y todas sus quedadas que me han hecho descubrir a dos grandes amigos, son los más golfos probablemente pero a día de hoy se que aunque mil mujeres pasen por sus vidas siempre estaré cerca de ellos porque en mi caso el secreto es ser eso, una buena amiga.

 

Y es que en Single esta siendo un año de los Javis, mi querido director que frita me lleva cambiando guiones y desajustando escenarios, mi querido y extravagante Xavi que ha estado ahí a las duras y a las maduras y probablemente debo ser la única mujer con la que le encanta compartir su tiempo más de un par de días; y bueno quizad otros …

 

Me siento feliz y afortunda de tener una vida y vivir momentos tan gratos, valoro cada instante como si fuese el último e intento mejorar cada día porque crecer es el secreto para ser feliz.

 

One thought on “De nuevo en casa … Otra entrada

  1. Laura, que quieres que te conteste, que ya hace un año de aquellos días tan amargos, que pasamos todos unidos, y que podemos contar.y que también, han pasado tantas cosas, pero todo va pasando y mirando hacía adelante, para que cada uno vaya tomando su rumbo y cada uno de vosotros (mis hijos), tengais vuestra oportunidad de poder trabajar y poder tener vuestra propia vida.Que quieres que te comente una madre.UN BESO Y BUENAS NOCHES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *