Encuentro con Betichela

 

(Aparece la imagen de un pueblo girs  y apagado y al fondo una casa de piedra oscura con una luz como de fuego)

 

Abevury : En fin Neyebek, estamos de suerte, probemos la hospitalidad de esa casa, así al menos podremos descansar.

 

(Dejan a Dadich atado en un arbol y al elfo a su lado y se acercan hasta la puerta)

                                                                                                       

(Abevury golpea la puerta con fuerza, se hace un silencio, no abre nadie) (Vuelve a golpear)

 

Neyebek : No hay nadie guerrero, seguro que alguien dejó la luz encendida y marchó.

 

Abebury : Imposible, si así fuese se hubiese consumido la luz

 

(Vuelve a tocar la puerta de nuevo con fuerza y quedan los dos a la espera) (el guerrero coge a la ninfa de la mano con gesto de invitarle a marcharse)

 

Avebury : Tal vez lleves razón ninfa, marchemos

 

(Los dos se disponen a marcharse cuando de repente se abre la puerta)

 

(Aparece la imagen de una joven morena, con el pelo rizado y rasgos muy acentuados, es bonita y viste una falda larga con un corsé blanco. La joven los mira sin articular palabra y queda tras la puerta mirandolos.)

 

(Neyebek Se gira y sale corriendo hasta la joven, la abraza con fuerza y le planta un beso a la mejilla).

 

(Abevury Mira a la ninfa estupefacto, esta clavado en el sitio mirando la pintoresca imagen y la cara de sorpresa de la joven) ( por detrás aparece un conejo peludo que sale por la puerta y sin pestañear se acerca al guerrero, lo olisquea y se pone a dos patas) (La cara de estupefacción del guerrero se transforma en sorpresa, saca un trocito de pan de su mochila y se la acerca al conejo que lo come con avidez). (Clavado en el sitio mientras da de comer al conejo observa a las dos mujeres)

 

Neyebek : Buenas noches damisela, me alegro que sea la única superviviente de este pueblo fantasma (se aparta, la mira y empieza a gesticular) Yo soy Neyebek, ninfa del Bosque de la luna y este es un guerrero amigo mío que marcha a Lobatum y que encima no sabía ni donde estabamos. Mi elfo negro y su caballo están atados en el arbol de la esquina, al lado de la iglesia … ¿Por qué eso de allí antes era una iglesia no?, ¿Por qué se marchó la gente de aquí?, ¿es más porque te quedaste?.

 

(La joven la mira, asustadisima, tentada de volver a cerrar la puerta entra de nuevo hacias su casa y queda medio escondida detrás de la puerta)

 

Abevury : (Se ha acercado hasta la ninfa y con las manos en la cabeza asustadísimo gesticula) Dichosa ninfa loca … no dejas de sorprenderme … ¿Cómo eres capaz de abrazar a alguien que no conoces?, ¿es más como eres capaz de abrumar de esa manera a esta pobre joven que debe hacer meses que no ve a nadie?, ¿de verdad crees que a esta mujer le importa tu elfo y mi caballo? … un poco de orden por favor …

 

Neyebek : (lo mira con desdén, se gira la cara) ¿Orden?, me pides orden a mi y no sabes ni donde estamos … Frío guerrero sin sentimientos, la pobre mujer tan sola se merece un abrazo al menos, eres más seco que un palo … menudo corazón más oscuro el tuyo …

 

(De repente la joven empieza a reir, su risa va creciendo, el conejo se le acerca y queda a sus pies, la joven sigue riendo, y riendo … la ninfa la mira y comienza a reir también, el guerrero, incrédulo las mira)

 

Abevury : (Enfadado) ¿Se puede saber de que os estais riendo señoritas? …

 

Neyebek : No sé, yo me río con ella, es divertido verla reir … seguro que se ríe de tu cara de tonto … Antes estaba asustadisima y ahora se muere de risa … que se yo

 

Betichela : (Riendo señala a ambos) Hacía mucho que alguien no me robaba una risa de esta manera, tiempo que el corazón quedo parado y la vida quedó vacía … hace tiempo que no escucho, que no hablo, que no vivo … hace tiempo que no … hace tiempo que comparto mi vida con la nada … ( agacha la cabeza y hace un silencio) … hace tiempo que …(otro silencio) y hoy, simplemente viendo la cara de sorpresa de alguien por algo tan natural como un abrazo me hizo darme cuenta que no debo estar tan sóla, que la sorpresa no siempre viene acompañada de dolor y penuria, que la sorpresa a veces puede ser divertida a ojos de los demás. (Palidece en sus palabras que se transforman casi en susurros) Hoy después de muchas noches de lágrimas y estupefacción pude saber que la sorpresa tiene una parte cómica y es como la ven los demás. Compartí media vida con alguien y cuando me sorprendió me dejó sin vida. (levanta el tono de voz) … en este mismo instante, tras mi puerta, en este poblado abandonado dos personajes extraños y que parecen conocerse de siempre aparecen delante de mi puerta para demostrarme que la estupefacción ante una situación que no conocías no significa siempre dolor.

 

Neyebek : (la coge de la mano) Por supuesto que no amiga …

 

Betichela : Hoy supe que conociéndote le sorprendiste, que se ha avergonzado de ti y no concibe bajo ningún concepto que hayas sido capaz de reaccionar así … (se ríe) y sin embargo yo os miro, desde mi puerta y no puedo evitar morirme de risa de lo ridículo que resulta veros discutir por algo tan simple como una reacción ante algo que deconoces y no entiendes.

Abevury : (se acerca, la mira extrañado y mira a la ninfa) … Demasiadas sorpresas para un día, dios las hace y ellas las junta … Empiezo a entender porqué los caballeros terminan locos … es por ellas …

 

Neyebek : Ingrato … (se acerca a la joven) … locas … Anda, ves a ver a tu caballo que él te entenderá mejor … (el guerrero se da media vuelta rumbo a su caballo)

 

Betichela : (Se acerca al guerrero y le coge por la espalda) Oh disculpad mi osadía guerrero, no era mi intención molestarte con mis risas; si conocieses mi historia entenderías. (se acerca a la ninfa) No debes molestarte por su reacción, es inocente y buena.( acaricia la mejilla de la ninfa) … su intención es blanca, como sus alas, no la ves … Disculpad, no me presenté soy Betichela, primera dama de Albalater.

 

Neyebek : ¿Primera dama?, ¿y donde está tu marido? …

 

Abevury : (Se gira, mira a la ninfa con frialdad ) Silencio Ninfa, por favor, deja ya de atabalar con preguntas estúpidas.

 

Betichela : No son estupidas guerrero, dejala … (se dirige a la ninfa) Niña, luego me acompañas a preparar la cena y te cuento … (coge el hombro al guerrero) … Buen amigo, no puedo menos que ofreceros como agradecimiento a vuestro logro la hospitalidad de mi humilde choza para evitar el frío de la noche (le hace unas indicaciones al guerrero) … Detrás de la choza, a la derecha del arbol tengo una cuadra donde puedes dejar a tu caballo y darle comida fresca. Allí permanece una yegua joven que me acompaña en el día a día junto a esa coneja que diste de comer.

 

Abevury : Muchas gracias amiga, encantados de ser tus huéspedes en la noche (se dirige hacia la ninfa) y tu, ninfa loca aprende unos pocos modales que parece mentira con tu edad.

 

(El guerrero se aleja en busca de los bichos)

 

Neyebek : No tengas en cuenta las palabras de Abevury, está cansado y parece que tengo la virtud extrema de sacarle de quicio con facilidad … Es tan noble y a la vez tan disciplinado que ambos conceptos se le mezclan y no sabe equilibrarlos.

 

Betichela : Pasa ninfa, pasa … estás en tu casa por favor … acompañame hasta la cocina. Me ayudarás a preparar la cena.

 

(La ninfa entra dentro de la choza, la casa esta amueblada con muebles muy simples pero que le dan un aspecto realmente acogedor, sobre las paredes están colgados algunos cuadros de ella con un hombre y la casa más que de una mujer simplemente parece una casa familiar, como preparada para que alguien vuelva)

 

Neyebek : Disculpa Betichela, no me presenté … soy Neyebek, ninfa de la luna como te dije me crié en la luna y llegué a la tierra para darle luz a aquellas personas que la buscan, la luna dijo que tenía una misión en la tierra y es enseñar a volar a aquellos que olvidaron como se hacía.

Betichela : Curiosa labor neyebek la tuya. Nunca conocí la existencia de Ninfas, es más nunca conocí la existencia de guerreros … sólo conocí una realidad diaría, ser buena amante y esposa, cuidar a mi marido como si fuera mi vida renunciando a ella por él si era necesario. Me casé joven, enamorada y confiada … le entregué mi juventud y mi cariño y juntos ambos hicimos un calido hogar lleno de riquezas. Nunca logré entenderle, nunca supe si lo amé con el alma pero me acostumbré de tal manera que no entendí otra realidad que la que vivía. Mi marido me amaba, me amaba con la locura de un adolescente y la inocencia de un niño, nunca imaginé que hubiera en el mundo un hombre que amase tanto a una mujer… Me colmaba de regalos, me cuidaba y me invitaba a vivir una vida que no era mía pero que me resultaba comoda, dejé mis sueños y mis anhelos para conformarme simplemente con una vida suya pero en la que no me faltaba nada … al menos material … Era feliz, a mi manera o al menos eso creía … tanto que sin saber si amaba me convencí que nadie en el mundo me iba a cuidar mejor que él … pero …

Neyebek : No entiendo Betichela … tanta riqueza, tanto amor, tanta vida y tanto futuro y ¿Dónde está tu marido?¿que ha sido de vuestra vida y vuestro futuro?

 

Betichela : (La mira y guarda silencio con lágrimas en los ojos) Eso mismo me pregunto yo …

 

Neyebek : (La coge de la mano) No llores Betichela, son hombres, no piensan …

Betichela : Un día Neyebek, cuando salí a comprar el pan como cada día la panadera me dijo que mi marido no era lo que yo imaginaba, que mi realidad era mía pero la verdad era distinta … No quise creerla amiga, pensé que era envidia simple y vana, era la primera dama del señor del pueblo … y al día siguiente amiga la mujer del herrero me contó que cuando mi marido no venía a dormir no era por que debía organizar las tareas del campo al amanecer si no porque pasaba las noches con la mujer de la taberna, joven y hermosa… entonces cerré los ojos, no quise pensar … Era imposible que el hombre que me había sometido a su vida fuese capaz de hacer algo así.

Entonces mi actitud cambió, y empecé a exigirle explicaciones de sus ausencias, negó noche y día que hubiese otra mujer, decía que me amaba y que la envidia era la congoja de mis vecinos, que le creyese, que confiase en él … Y yo confié hasta que un día pude ver con mis propios ojos que la panadera llevaba razón …

Esa misma noche le planté cara y le dije lo que pensaba, le expliqué que mi vida no era lo que había soñado y te juro que el corazón se me partía en dos imaginando que alguien ocupaba mi sitio en su cama …

Al día siguiente Neyebek, tras terminar la noche con las lágrimas desperté y me encontré sola, en este poblado.

Sin darme cuenta todo lo que había vivido sólo había sido un sueño, mi marido había marchado y con él sus empleados a otra ciudad lejos … y me quedé sola aquí … esperando … como siempre … y no volvió más. Ese día quedé en un estado de nada, de sorpresa, de incredulidad, no podía imaginar que algo así me hubiese pasado a mi, que mi vida de la noche a la mañana había cambiado sin que nadie me consultase, sin darme cuenta, sin percibirlo … que todos mis años de entrega y vida no habían sido nada más que algo que había en mi cabeza pero que no era real.

 

Neyebek : Oh betichela, que triste historia …

Betichela : Si amiga, en mis noches de soledad que aprendí que mi vida no era esa, que nunca tuve expectativas ni sueños, que me conformé, que el destino era traicionero, que la sorpresa y la amargura iban cogidas de la mano, que nunca en la vida te puedes confiar al futuro de las comodidades porque las riquezas son sólo riquezas y marchan como lo hizo mi marido y sus empleados.

Aprendí que la felicidad no existe cuando el corazón esta vacío y tus sueños sólo serán sueños si no entiendes que vives una vida que no es tuya.

Y supe que mi vida no era esta pero como no he conocido otra no puedo entender que hay más allá.

Neyebek : Pero Betichela, ¿y que haces en este pueblo abandonado?, ¿Por qué te enclaustraste aquí? … ¿No sabes que este pueblo te condena con el recuerdo y la angustia de saber que perdiste?, ¿Por qué te traiciona tu destino todavía? … Has de entender que tu destino te jugó una mala pasada, que la vida sigue en otros sitios y eres afortunada de volver a empezar de nuevo, que podías haber estado toda tu vida condenada a la mentira de una vida que no era tuya.

 

Betichela : No conozco otra realidad que este pueblo, ni otra condicion que ser esposa del terrateniente, no sé otra cosa que amar sin esperar y vivir sin vivir …

 

Neyebek : Entiendo tu angustia amiga, pero he de decirte que la vida sigue, que perdonar es el mejor ungüento contra la pena. Que la vida te ha dado la oportunidad de seguir y crecer por ti misma, de ser grande, de ser tu misma, de pensar y decidir sin estar supeditada … la vida te otorga la oportunidad de demostrar que vales lo suficiente como para no tener que estar esperando… (la ninfa se incorpora) Es más ahora mismo he decidido que mañana mismo te vienes con nosotros, que se acabó la vida en soledad.

 

Betichela : (la mira) Abevury lleva razón, estas loca …

 

Neyebek : ¿Tienes una yegua dijiste no? … no hay nada más que hablar … Total que tienes aquí, una coneja … también se viene … Sé que te dará miedo, pero aquí está la ninfa abrazadesconocidas que va a velar porque nunca vuelvas a estar supeditada a un hombre que no te ama, porque el destino por fin te dé la dicha de ser tu misma … Tengo poco que ofrecer pero te aseguro que a partir de ahora es tuyo …

 

Betichela : (La mira) Sabes amiga, hoy lograste hacerme reir como no lo había hecho nunca y la verdad me caes muy simpática … en este pueblo no hay nada más que ofrecer y la soledad es tan fea … Así que cerraré los ojos y me dejaré llevar por tu locura … que es sana …

 

(Entra el guerrero en la casa, tras el el elfo y la coneja )

 

Betichela : (Se acerca al elfo que mueve la cola con insistencia) Uy, quien es este personaje? (la ninfa se acerca y acaricia al elfo)

 

Neyebek : Es Coco, mi elfo negro … es tonto se le ve en la cara … pero es terriblemente cariñoso y sinceramente creo que es el único ser que haga lo que haga le parece bien … jaja …

 

Betichela : (Se acerca y le da un trozo de carne, el elfo se lo come con avidez) Buf, parece que el viaje le doy hambre, tiene buen saque

 

Avebury :  No es el único

 

Betichela : Vamos, sentaros en la mesa que la cena está lista.

 

(Se sientan los tres en la mesa y la dama sirve la comida en los platos)

 

Avebury : Bonito ejemplar de yegua, Didach no dejó de relinchar desde que entró en la cuadra, me sorprendió pero parece que hicieron buenas migas.

 

Neyebek : Eso es buenas señal nos hará falta que sean buenos compañeros en el viaje.

 

Abevury : Y dime Betichela, ¿hace mucho que estas sola?

Neyebek : Como siempre llegas tarde guerrero, no entiendes de sentimientos … es más no escuchas …

Abevury : ¿Perdón?, me perdí algo

 

Betichela : Bueno guerrero, conte mi historia a la ninfa quizad fue eso lo que te perdiste.

 

Neyebek : Exacto … bueno, guerrero, come bien y termina pronto que mañana tenemos que levantarnos pronto para partir.

 

Abevury : Es cierto, debemos llegar a Lobatum … Mi ceremonia Blanca.

 

Neyebek : Si, estoy segura que Lobatum nos recibirá a los tres con los brazos abiertos …

Abevury : (Tose como atragantado) … ¿Cómo? … los tres … (pone el gesto serio) Efectivamente me perdí varias cosas …

 

Betichela : Disculpa guerrero, yo no …

 

Neyebek : Tu no que Betichela? … tu te vienes con nosotros diga lo que diga el guerrero, y si no se quiere venir nos bastamos solas para llegar hasta Lobatum. Yo tengo mis alas, el elfo nos protege y podemos marchar con tu yegua. Te dije que no se necesita un hombre para recorrer el camino y sigo en mi afirmación.

 

Abevury : Dichosa ninfa … Sacas de contexto mis palabras, estás siempre a la defensiva … (se dirige hacia la dama) Será un placer buena amiga que nos acompañes en el camino, soy guerrero y como tal protector de las damas, no me parece seguro para ti este poblado abandonado. Me parece una excelente idea … (se dirige hacia la ninfa) en cuanto a ti Ninfa revolucionaria haré que no escuché tus palabras.

 

Neyebek : (Coge al elfo) Bueno Coco, esta noche dormirás con los caballos … Betty, si no te importa lo llevaré a la cuadra para que descanse allí. (abre la puerta y sale de la habitación)

 

Betichela : Sabes Abevury, eres afortunado de haberte encontrado a la ninfa, es un personaje encantador y su naturalidad y optimismo es contagioso. No te enfades con ella, supongo que su encanto radica en eso, en su espontaneidad.

Abevury : Es cierto amiga, y te aseguro que aunque me saca de quicio ese toque tan especial es el que me da vida e ilusión para continuar, su sonrisa … en el fondo amiga la quiero con locura y ella se aprovecha de eso.

 

Betichela : Es bonito, quizad a veces los guerreros también necesiten ese toque de humildad y como no de naturalidad para no caer en los tópicos. Ser perfecto es aburrido, te lo dice una dama que tuvo una vida perfecta pero no fue feliz nunca y cuando quiso darse cuenta lo había perdido todo sin darse cuenta.

 

Abevury : Muchas gracias Betichela, una por cedernos tu hogar esta noche y otra por acompañarnos en el viaje; creo que tu vas a tener un papel importante en nuestra historia.

 

Betichela : Quien sabe, eso espero … por primera vez tener en la vida un papel por mi misma y no por nadie más.

 

(Entra la ninfa en la cocina)

 

Neyebek : Bueno chicos mañana más … ahora a dormir

 

(Desaparecen los tres personajes, primero el guerrero que va a comprobar como esta Dadich, después la dama que sale de la habitación con los platos sucios y al final la ninfa)

One thought on “Encuentro con Betichela

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *