Analisis del fin de semana

A veces pienso en la edad como un complemento a nosotros mismos, yo, simple y sencillamente me considero igual de niña que cuando tenía 18 años. Este finde sin querer han aflorado en mi sensaciones extrañas que tenía guardadas desde hace años, momentos que confundía intento dar explicación sin pensarlo. El analisis principal del fin de semana ha sido … los hombres son unos cabrones … si, probablemente si cuando esperas algo más que un fin de semana o un momento, pero,  y nosotras, ¿que somos?. Yo me miro a mi misma pensando que la edad me dio la madurez y la experiencia, que soy incapaz de volver a sentir porque la razón pesa sobre el que late para callarlo cuando a veces empieza a gritar demasiado y se hace realmente insoportable.

Este finde sin quererlo, me enamore como tres veces … si hablamos de un fin de semana de viernes a miércoles podemos decir que son demasiadas, sin duda, pero cuando miro atrás me pregunto lo mismo … ¿que he sacado de ello?, buenos amigos, que en realidad si existen el tipo de hombres que busco, que en el fondo todos piensan que soy una chica increíble pero ninguno se plantea nada más que eso … que se yo, simplemente un momento, momento interesante, maravilloso, divertido y otras veces amargo.

Kike dice que envidia mi facilidad para saltar de uno a otro, que se yo, si luego vivo al extremo y soy incapaz de poder disfrutar al cien por cien por que en el fondo soy tan tonta que necesito conocer a la persona para alcanzar el climax, que pobre, la verdad pero que rica por ser capaz de vivir aunque no sienta.

Galimatías de expresiones, de opiniones, de hechos … que lloro como una tonta al enfadarme por después de todo lo vivido ser capaz de seguir sintiendo … que me quejo que los hombres no me toman en serio cuando soy la primera que cuando se repiten me asusto y me entra el miedo escénico al compromiso, a no tener a todos y no tener a ninguno. Es curioso, me pueden decir que vivo la vida libremente y sin miedo, y cuando he tenido pareja he sido presa yo misma de mi fidelidad como si se tratase de un tesoro.

Un día decidí tomar las riendas de mi vida, Charlie dice que soy demasiado exigente conmigo misma y que no es necesario castigarse de esa manera, Betty que es mi manera de ser y ahí radica el encanto, Conso simplemente que no cambiaré nunca, Larisa que soy demasiado niña.

Este fin de semana aprendí que mis alas son transparentes, como yo misma, mis alas son la esencia de mi vida … porque sólo con ellas soy capaz de salir volando cuando el miedo venga de donde venga aparece.

Más ahora en casa, junto a mi niña, mi gatita aterciopelada y negra más bruja que yo mimosa y pesada me doy cuenta que este fin de semana ha sido una etapa más en mi crecimiento, el viernes cojí de la mano a alguien que no conocía resultaba un increíble morenazo que hoy tras salir corriendo casi de Madrid cuando ha llegado a casa me ha enviado un mensaje diciendome que tenia ganas de verme esta semana … el sabado volví a reirme con ganas, a conocer a un chico increíble que me hizo sentir feliz y completa que me descubrió algo nuevo que no había sentido nunca (esto son cosas intimas que no se cuentan) y tras haber pasado una noche bonita me levante por la mañana ilusionada pero sin miedo, segura … el martes, un paseo por el prado me llenó el alma de complicidad, comprensión y dulzura, de curiosidad y cosquilleo, un dia precioso que terminó mal porque esta vez me enfade conmigo misma por tener miedo.

Aprendí de ello que el destino puede hacer q cojas de la mano alguien que no esperas, que realmente eres capaz de sentir y entender sin esperar o exigir y también que no tengo el corazón tan estropeado porque puedo volver a amar, y como no también que tantos sentimientos confunden hasta tal punto que el subconsciente te engaña cuando llamas por un nombre a quien no corresponde.

He de pedir disculpas si alguien que la quiero mucho pero que esta vez no supo entenderme, es mi niña, la mujer de mis sueños si fuese hombre, y es que amiga no hay nada que entender porque es inentendible, la vida misma, la mía la tuya y el mundo.

Dejemos que fluya y el aire coloque cada estrella en su sitio, pinte las alas según el color que salga, y si el aire quiere acariciarte dentro de un museo que lo haga, porque la intensidad de la vida dice que hay que vivirla hasta el final y si hace falta querer cien veces lo haremos, si hace falta llorar porque te lo pide el cuerpo lo haremos, y si hace falta perdonar se perdonará. Que fluya la vida misma, las sensaciones y como dice Charlie, la mala vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *