Buscando fotos me encontre un cd

Hoy mientras buscaba los dichosos cds donde tengo guardadas las fotos de mis viajes para enseñarselos a un amigo me volví loca en la casa, me di cuenta realmente que tengo todo desperdigado por todos sitios y no consigo localizar donde están todos … seguramente andarán en casa de Kike, mezclados con los suyos, o en casa de Betty, en cualquier sitio menos donde deben estar … y mientras buscaba encontré algo que me partió el corazón en dos … la carta de despedida de Fernando el día que se marchó.
Es curioso que cuando buscas algo acabas encontrando lo que menos esperas, y en este caso no pude evitar romper a llorar como una tonta al recordar los momentos tan duros que pasé cuando se marchó … he de reconocer que nos queriamos mucho, a nuestra manera nos entendíamos pero la vida en Valencia era mucho más complicada que en Barcelona y pudo al final con los dos … Durante tres años y medio luché por intentar entenderlo, me acostumbré a sus silencios, a sus noches perdidas de insomnio, a su autismo natural metido en su mundo y viviéndolo sólo para mi. Compartimos mucho y aunque nuestro futuro corría en sitios distintos lo que vivimos valió la pena.
Su marcha fue terrible, de repente me quede en Valencia sola, con mi vida de siempre pero sin la persona con la que había compartido cada segundo desde el primer día que ló conocí, aun recuerdo a Coco escondido durante días detras del sillón porque se había marchado, era cierto que el amor había menguado, que había ido desapareciendo con el tiempo y yo necesitaba ser feliz porque me había agotado hasta el ultimo mg de sangre, pero la costumbre, ¿donde quedaba? , las noches eran largas y los paseos por la playa con Coco solitarios, parecía que algo había desaparecido de la noche a la mañana sin mas.
Al leer esa carta he recordado su angustia, como el pobre todo el tiempo q pasó en Valencia estuvo intentando hacerse un hueco en cualquier sitio, cambió su magnifico trabajo por un infierno de estar en casa sin suerte, buscando su sitio en el mío.
La última noche se empeñó en que me gustaba un amigo, como siempre celoso y posesivo cuando en todos los años juntos le habia demostrado que no sabia vivir sin él, me enfade tanto que me negué a volver a casa, me marché a dormir a casa de mis padres mientras el pensó siempre que me había quedado en casa del chico … cuando llegué a casa despues de levantarme me encontré la casa vacía de sus cosas, sólo el ordenador sonando con esa canción que me parte el corazón cuando la escucho … entonces supe que ya no quedaba más por lo que luchar.
El tiempo paso, las heridas cicatrizaron y con la muerte de Coco murió el recuerdo, la unión que nos mantenía a nuestra manera; se que deje de quererle antes de que marchara porque compartir es entender y la relación se había deteriorado, pero también sé que parte de lo que soy es gracias a él.
Desconozco donde estará y que hará … pero lo que estoy segura es que será feliz.
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *