De vuelta a la vida tras bucear entre Poseidonias

Si navegar entre poseidonias y observar como una niña las estrellas de mar naranjas, los bancos de peces despistados y curiosos a la misma orilla del Peñon de Ifach me han valido una otitis media y un remojo de bajos bienvenidos sean … porque aunque la salud me tiemble el alma respira por la experiencia de ser por fin una Open Water Diver dispuesta a descubrir los misterios de los fondos submarinos.
De vuelta a la vida de siempre, con el perro pocho y medio sorda, pero con el alma verde y llena de agua, impactada por el misterio submarino y alienada por el mundo submarino, enganchada como una posesa a una nueva ilusión. El mismo sábado desistía, los 20 kg del equipo y el agua helada con el traje de neopreno, el dolor de oidos tras la primera inmersion casi me hacen abandonar pero con teson y esfuerzo el domingo conseguí mi propósito.
Recuerdo con emoción la primera imagen tras el agua, una estrella de mar chiquitita naranja que me hizo saltar las lágrimas y perder la respiración, dos lagrimillas, nunca imaginé que debajo del agua también se pudiese llorar … imagen en blanco y negro, peces donde no se distinguen bien los colores, sólo cuando Paco, mi instructor que no me soltó ni a sol ni a sombra, el coronel papis que tenía a la ninfa cogida por el hilo de la tráquea para que no se embalase más … iluminaba con su linterna las esquinas de poseidonia o roca donde no parecía existir nada, y mientras kike, por debajo, observando en silencio para no interceder en su aprendizaje …
Por fin, cuando las tinieblas me acompañen y la tristeza me omnubile, podré cerrar los ojos y recordar, un mar de poseidonias con sus bichitos marinos, ajenos a la vida de mierda de arriba y felices simplemente por vivir bajo el agua, y cambiaré la nada de mis tristezas por la imagen de una vida que sigue, bulle y vive sin miedo a los problemas de arriba … porque debajo también se puede respirar, y aunque los oidos te chillen puedes compensar, apretando fuerte la nariz y diciendo …. noooooooo …. yo sigo respirando y puedo controlar mis oidos … Porque hoy sé que arriba igual que abajo el aire sigue en tu espalda, aunque pese, pero te permite respirar y respirar … en silencio, sin hablar, escuchando sólo el movimiento de las aguas, y viendo con expetación en blanco y negro lo que en color nos resulta terrible.
Y tus movimientos, mejores o peores no son importantes porque sigues buceando, y aprendes a controlar la flotabilidad, para subir y bajar y sólo tu puedes decidir si llegas hasta el fondo o prefieres subir hacia arriba, sin llegar a la superficie. Y poco a poco, tras la inmersión, agotada pero feliz por haber logrado encontrar la vida en el fondo vuelves a la superficie, para respirar y disfrutar de la vida arriba … esa vida que sube y baja pero continua.
 

One thought on “De vuelta a la vida tras bucear entre Poseidonias

  1. hola laura.si q es el nuevo miembro de la family.es el perrillo q les he regalado a mis padres,a ver si se animan.tiene un mes y es una pasada de listo calisto.
    oye q pasada lo del buceo,como me gustaria probarlo.
    un besote

  2. ja,ja,ja neye a mi me gustaria eso del buceo,pero con los "bichos" es q me jiño…mejor me mojo un pokito los pies y regreso a la toalla,je,je,je.un abrazo neye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *