Dejame entonces y seré …

 

 

Dejame que te arrope con mis besos,

Que te envuelva con mis caricias

Dejame ser esa eterna delicia

que se deshaga entre tus  dedos.

 

Dejame perderme en mis pensamientos

Agua manantial que fluya sin rocas,

Como suave brisa que arropa

La candidez y dulzura de un momento.

 

Dejame ser caricia temprana,

Amaneciendo sobre tu cuerpo

Dejando fluir bien lento

La calidez exquisita de tu cama.

 

Dejame ser aire que respires,

Para entrar de lleno a tu alma,

Dejame seducir con calma

La esencia de tus raices.

 

Y cada segundo de aire,

Que se adentró en tus entrañas,

Será sensación extraña

Que tu sonrisa delate.

 

Y seré entonces fiel veneno,

Que de amor quede hechizado

Para que me sientas a tu lado

Junto al placer eterno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *