Despedida de todos

Hoy me he acordado de Fega, cuando me decía que su vida siempre era un misterio, tenía su vida y no sabía que le esperaba a su destino, que él contaba con su maleta y su portátil como compañeros y según venía el aire volaba a un sitio u otro, había perdido lo que más quería que era su amor pero había ganado una vida itinerante y sin rumbo, que como buen personaje autista siempre es de buen gusto.

Efectivamente, como dijo la ninfa me despidieron, mañana es mi último día, mañana terminaré el día con mi comida de empresa y mi consecuente cena, no pienso amilanarme ni entristecerme, la vida continua y yo continuo en ella. Al final no se portaron tan mal, me despiden y podré reanudar mi paro; que vamos a hacerle.

            No tengo muchas ganas de escribir, será quizad porque tengo sueño o porque quizad en el fondo tuve la pequeña esperanza de que todo esto que se había montado tuviese un final feliz. Que se yo, si la vida cambia y por muy fuerte que te consideres en momentos como este, aunque sea el que te lo dicen te sientes flojita, pequeñita … como si en el momento de tu decisión fueras grande y cuando te repercuten las consecuencias encogieses y no fueses tan grande como entonces.

            Mis navidades a la Sevillana hoy no son tan increíbles como lo eran ayer, que se yo, será porque en el fondo soy conciente que mi alma guerrera como dice Abevury se transformo de nuevo en ninfa … espero nenas, buenos angeles y compañeros, amigo Charly que vosotros me echeis ese cable que ahora mis neuronas necesitan …

            Si, hoy voy a la peluquería, decidi que voy a ser una rubia en paro más wapa, aunque al menos hoy triste.

            Otra cosa sería si a la Neye le tocase mañana la lotería, entonces otro gallo cantaría, probablemente las penas no serían tan grandes.

            Pero hoy las alas de la ninfa se le lastimaron y prefiere volar sola, de momento, hasta que sus alas se regeneren y esté preparada para reiniciar el vuelo … sóla, porque  una es como una gatita que prefiere lamer sus heridas en soledad a arañar …

            Necesito fuerzas, fuerzas para continuar el camino con facilidad y saber encontrarme a mi misma.

            Anoche tuve una velada preciosa, tanto que ni yo misma soy capaz de entender como he tomado una decisión tan dura y radical esta misma tarde. Quizad me haya precipitado, pero creí que fue la conveniente. Una persona tan increíble merece a su lado una mujer por entero para él, merece que alguien se entregue al cien por cien y no alguien con dudas e incertidumbres sobre la vida y su camino. Imaginar que en cualquier momento podría volver a lastimar el corazón del guerrero me remordía tanto la conciencia que preferí no dar lugar a más. Si es posible que me hubiese llegado a enamorar, probablemente pero mi corazón ahora no está preparado para hacerlo, al menos ahora y tampoco lo quiere más adelante. Por eso le expliqué que debía seguir su camino y no esperar nada de nadie, porque el vale mucho más que tener que estar esperando a alguien, vale tanto que si se mira al espejo es capaz de darse cuenta que tiene mucho que vivir y experimentar … ¿Quien soy yo, ninfa estúpida y volátil para enredar en sus juegos a alguien que merece por entero un corazón?. Y no es que mi corazón esté lleno de hombres, porque no los hay, pero estoy en una fase en la que necesito crecer sola o encontrar mi sitio, empezar pero dentro de mi y conmigo.

            Hubiese sido tan fácil dejarme envolver por sus abrazos, por sus besos y sus mimos que cualquier persona hubiese seguido adelante y jugando, pero yo prefiero renunciar a ello si existe la más minima posibilidad de lastimarle.

            Mea culpa, como siempre, por prestarme a un si cuando en realidad no debía haberlo hecho. Hoy Erika me hubiese dicho Laura, estas tonta, tienes que arriesgar … pero yo le hubiese contestado que para que arriesgar si el corazón te dice que no debes.

No se que duele más si renunciar o perder, supongo que ambos sentimientos son equitativos cuando uno los siente desde dentro y desde fuera. Pero también, que culpa tengo yo de sentir y mirar más por los demás que por mi.

Si guerrero, quizad sean excusas, excusas que me condenan, pero que culpa tengo yo de haber seducido si simplemente fui yo misma … que culpa tiene el destino de haber cruzado en el camino dos personas que tienen caracteres parecidos pero experiencias distintas … no sé.

Supongo que las verdades, igual que todo este caos que se me viene encima se llama presentimiento, viene un cambio, un cambio tan grande que necesito hacer todas estas cosas para poder evolucionar.

            Quizad se sienten a mi lado y me pregunten, ¿Qué estas haciendo Laura?, mi respuesta sería clara y contundente … No se, simplemente vivo. ¿Pero vivir de esta manera?, renunciando a cosas maravillosas por algo que llamas principios. Y cual es este principio ahora … se sigue llamando lealtad. No está bien jugar con los sentimientos de la gente cuando ni siquiera tu estás convencida de los tuyos.

            Quizad se llame cobardía, tal vez … cobardía a empezar algo para lo que no estás realmente preparada o cobardía porque estás esperando el momento de conocer en tu viaje a Sevilla a una persona que sin serlo ya consideras para ti. Esta, la vestis de valentía porque revolucionas el mundo tan solo para llegar a esa meta y no sabes porque.

            Que decir de la vida, que en dias como hoy, cuando apenas dormiste unas horas y te acaban de despedir no se te ocurre otra cosa que decidir que debes seguir sola.

            No volveré a errar, a partir de ahora o me enamoro con el alma o no vuelvo a estar con ningun chico más, se acabó para siempre.

 

 

One thought on “Despedida de todos

  1. Neyebek, me arriesgue y me queme, aunque lo presentía, lo hice. Nunca te pedí nada, ya conocía tu situación personal y el follón que te venía encima. (Aunque me podías haber pegado la patada el domingo, es que el sabado sabes seré una puta alma en pena por lo de Eric, lo bueno es que ya no tendrás que verme la jeta, ni aguantar mis neuras).
     
    En fin, que tengas suerte en el camino que has elegido y recuerda que pase lo pase puedes contar conmigo. Ya sabes como localizarme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *