Dime cielo

Dime esta noche cielo si la luna se asomó a tu ventana, le pregunté por ti y me prometíó que mientras durmieras se colaría en tu habitación para rescartarte de tus sueños y acercarte hasta los míos.

 

Dime, simplemente si notaste el viento sobre tus mejillas, acercarse hasta tus labios, dime al menos si el aire cumplió su promesa de convetirme en brisa y acercarne hasta tu cama para regalarte el beso más tierno.

 

Dime, dime si escuchaste sobre tus oidos el rumor temprano de un te quiero, de un te necesito; dime si las palabras me hiceron caso y volaron por tu ventana para adormecerte con su dulzura.

 

Dime, dime si voló mi alma hasta tus sábanas para perderse entre tus brazos y dejar caer mis cabellos sobre tu pecho, mientras se conviete en caricia para deslizarse por tu cuerpo.

 

Dime, dime si ese vacío al que miras se convierte en pensamiento, en imagen blanca e incorporea que se desliza con suavidad para meterse introducirse en tus entrañas, para sentirte y abrazarte como si fuese la última noche

 

Dime, dime si ese latir que escuchas en el silencio es tu latir o el mío, si tu corazón se llenó de sangre para cumplir la dicha de ser sabia que alimenta el placer más profundo.

 

Dime, dime si la distancia se hizo tiempo y acorto los espacios para compartirlos en mi ausencia, si los sueños tomaron aroma y eres capaz de percibir mi esencia .

 

Dime, dime si serás capaz de echarme tanto de menos que los menos sean más y las lejanías se aproximen hasta darte cuenta que nunca tuviste tan cerca lo lejano.

 

Dime, dime si me conociste y me sentiste como siente el día a la noche, dime si la evolución de mis encantos llegó a ser tan seductora que ni el mismo sueño que necesitas eres capaz de conciliarlo.

 

Dime esta noche mi vida si mis letras son tan hermosas que serías capaz de estar sintiéndolas hasta el amanecer, si ellas serán destellos que deslumbren en aurora boreal junto a la ventana donde me soñaste.

 

Dime, simplemente dime si mañana, cuando despiertes compartirás tu cama con mi recuerdo como si fuese la presencia que siempre tuviste.

 

Dime mi vida simplemente si mis lágrimas son tus lágrimas y lloras por cuanto me amaste y no por cuanto me hechas de menos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *