Gracias a Emilia

En fin, los días siguen y por fin para bien. El martes recibí una llamada que me cambió definitivamente, me aceptaron en un trabajo y el día 2 de Mayo me incorporo a trabajar, está algo lejos pero por fin podré incorporarme a la vida y como no dejar de ser una pobre parada que se come la cabeza en su tiempo libre.
Hoy dejé a Sputnik en el taller, antes de iniciar la vida de empleada lo he llevado para que le pongan la puesta a punto, en 6 meses hice 6.000 km, no me lo podía creer … supongo que de todos ellos yo habré hecho como mucho 500 km y echando por lo alto, el resto Kike antes de que llegase Natasha.
Quiero agradecer de corazón a Emilia, esa improvisada gitana que me vendió la pulsera y puso toda su oración en que encontrase laburo, he intentado encontrarla para agradecerselo como le dije, y a su vez agradezco a ese dios de los gitanos que fue a quien oro, no sé exactamente de que religión se trata pero me parece digno de respeto después del logro. Y como dice la ley de Marphy cuando tienes trabajo te llegan todos … que no me llamen más que aunque esté lejos al menos podré perder mis miedos y conducir aunque me duela.
Verano sin vacaciones pero al menos con ingresos. Se avecina el cambio, y el 2 de Mayo será otro día nuevo para celebrar. En la luna hay regatas, y el guerrero está hasta las narices de ellas y yo también porque aunque me esfuerzo en mimarle y hacerle olvidar la porquería de los capitalistas no siempre lo logro y ahora que estoy mejor que nunca el genio le sale por todos los lados.
Se enfada porque cuando todo es perfecto siempre tiene que pasar algo que lo jode.
En fin, este fin de semana toca despedida loca, increible, unos se casan y otros se divorcian … ciclo de la vida.
Que todo siga simplemente, así podremos al menos contarlo.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *