Hoy por casualidad recorde al principio del equilibrio, curiosa coincidencia

En el bosque, en los rincones más escondidos

Entre la espesa argamasa de las raíces de su Luna

Neyebek teje detalles, insufla vida.

Desordena, crea y suspira

Por encontrar esa fuente que rezuma

Desde siempre, todos los fluidos

Todos los aromas,

Todos los sonidos.

 

Y un místico personaje

Prepara entre tanto el brebaje

Que hará de puente perfecto

Entre la virtud y el defecto.

Dibuja, Neyebek, su forma,

Describe su nombre y destila su aroma.

Pues sabes bien que orbitando

Absortos siempre en tu astro

Hay universos que esperan

Tu mano tendida, tu tacto

De agua, de sol y de arena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *