Las gomas de borrar

Sabes mami, existen las gomas de borrar … y las palabras se borran igual que los escritos. Creo que no he faltado al respeto a nadie y mi página de buen rollito sigue siendo mi exilio y mi manera de pensar a quien no le guste que no entre, ¿no te parece?. Que ya somos mayorcitos todos para saber lo que decimos, hacemos y pensamos y yo igual que el mundo tengo abierto mi corazón y mis palabras a quien las quieran escuchar. ¨Y esto ni es un foro, ni una lista, ni un cumulo de críticas, mama, estos son mis pensamientos y la única manera en que puedo vaciar mi alma de basuras que me hacen daño … es mi luna y la vuestra. Sabes mami que desde pequeñita me creci entre palabras y es de lo que me vestí, una de las pocas herramientas que en esta vida me ha dado la oportunidad de ser fuerte.
Además bien sabes que las diferencias unen y te hacen crecer, yo crezco cada día y me enseñaste a no ser rencorosa, y eso intento enseñar yo. Sabes, sasha trepo por las cortinas, se comio dos papeles y me rompio un vaso, eso sólo en quince minutos … la persegui con la zapatilla durante tres minutos y le grite "te voy a coger del rabo y te voy a colgar en el tendedero al lado de los tangas para que veas lo alto que está", ella se escondio detras del sillón hasta que me canse de esperarla con la zapatilla en la mano. Sabes que, ahora la tengo entre mis piernas durmiendo como una pánfilas, ¿sabes porque?, porque mientras escribia se me olvidó que es un trasto y que me tiene hasta las narices y ella al fin y al cabo lo que más desea en todo el día que me espera es dormir un ratito entre mis brazos mientras compartimos la rutina frente al ordenador, porque cuando pienso me quedo quieta y le acaricio, a ella le encanta y a mi me da tanta pena cambiar de posición por si se despierta que termina  durmiendoseme la pierna, y luego el brazo y me marcho a la cama con calambres. Entonces le digo q duerma en el sillón, que no he conocido gata más pesada y plasta que ella y que me tiene agobiada … asi es el amor familiar, unas veces te odias, otras te adoras, pero es tanta la costumbre que pasa desapercibido la placidez de esa pequeña monotonia.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *