Noche de un viernes

Hoy tuve un día complicado, hace días que ando algo perdida, pensando y recolectando retales de mi vida, entrelazando el pasado con el presente para organizar el futuro. Intento plasmar en general todos esos pequeños detalles que han marcado cada momento de mi vida y que me han llevado hacia un camino. No logro encontrar de momento los esquemas claros pero veo la luz a lo lejos que me indica que realmente está llegando.
En la luna aparecen nuevos personajes, unos que me sorprenden, otros que me hacen reir … mezclo todos ellos y me pregunto realmente a donde llegarán todos juntos o si quizad hay alguno que empiece a resultar simpático.
Esta noche sentí miedo, un cosquilleo curioso me hizo pensar que tal vez alguno de ellos se acerque a mi lentamente pero mi historia me envuelva de nuevo.
Diría simplemente que el miedo no es más que un espectro volatil tal vez, un espectro inoportuno que se viste de gala para en la noche de un viernes te invite a envolverte de gratas conversaciones, personajes afines y divertidos.
Hoy supe que hay personas que creen en el mundo, en las personas y en las energías renovables, aunque teman irse a la cama con una mujer de dos Sillas por si no caben .
La luna se vistió de gala para dar la bienvenida a un buen amigo, un soñador, un curtido, un inventor … su nombre, Eutates … Bienvenido a la luna Eutates, que la luz te acompañe en ella.
 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *