Sintiendo …como nunca

Esta noche la luna se fusiono con el día para esperarle, lo añoro tanto que no imagine en la vida sentirme tan vacía como hoy … sus ojos, cual esmeraldas quedan guardadas dentro de mi corazón … no se si añoro más sus brazos o sus besos, no sé si añoro más sus palabras o sus susurros … sólo sé que en la distancia lo noto tan cerca que parece que nunca se ha ido.

En la noche, mientras duermo, abrazo su almohada, que nunca fue suya si no mía, pero que la sentí tan cerca que no pude evitar entregarsela sin quererlo, hoy la abrazo con fuerza, su aroma permanece aún en ella, como si siempre hubiese estado.

Miro el telefono, y como una niña espero que lleguen sus palabras para hacerlas mías, para notar que su presencia esta conmigo, para pensar que en la distancia no marchó sino que simplemente se ausentó sin querer porque el destino y su labor le llevaron hacia lugares donde su alma sea más productiva que mis anhelos.

Le espero, en mi cama, en esa cama que algunas noches compartimos, pocas pero largas, noches largas de sinuosos besos y entrega total, de pasión y fusion en un mismo cuerpo, noches de climax eterno que terminaba en un abrazo denso y profundo hasta el sueño.

Esa fase, cuando los dos terminabamos extasiados de amor y nuestras manos se anexionaban a la entrega de saber que esa noche, como tantas ibamos a compartirla.

Despertarme a su lado, entre sus brazos, extendiendo mi mano hacia su pecho, para saber que esta conmigo, que me mima, que me cuida … que me hace sentir la mujer más dichosa del mundo.

Disfruto, de su presencia cuando lo gozo y de su ausencia cuando lo añoro, porque añorar algo que esperas es lo más hermoso que puede sucederte, saber que igual que aquí allí te piensa como si nunca hubiese ido.

Porque tenerlo o no tenerlo sólo son palabras y momentos que desaparecen sabiendo que pronto vas a volver a abrazarlo con la misma intensidad que la primera noche.

Porque nuestros destinos son distintos, tambien divergen nuestras obligaciones y como no no nuestros puntos de vista … pero cuando nos fundimos todo desaparece para convertirse simplemente en nosotros … algo maravilloso que no puede explicarse porque hay que sentirlo para entenderlo.

Porque no está, pero lo veo tumbado en mi cama, esperando mis abrazos, anhelando mis besos y compartiendo simplemente un segundo … el pensamiento.

Hoy, a estas horas, y a cualquier hora de cualquier momento sé que mi etapa, larga o corta quien sabe va a ser especial de por vida, porque compartir con el simplemente es evolucionar como persona y conocer nuevas facetas que para mi fueron desconocidads..

Ojala el destino me conserve su presencia, especialmente si es tan dichosa como ahora.

Marcho a la cama, a sentirle, a añorarle … a pensar que hoy es un dia menos hasta volver a abrazarle.

Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *