Un poquito de nada o quizad vestido de vanalidad

Alguien me dijo que vestir de vanalidad mis entrañas era la tontería más grande que había escuchado, sip, probablemente sea cierto, pero me pregunto si es tan fácil disfrazarse y pasar desapercibida en el camino.

 

Desconozco realmente si las personas que realmente lo son serían capaces de vestirse de profundidad y pasar desapercibidas también.

 

Siempre creí en las personas y en las energías, pero no sé si ambas juntas significan lo suficiente como para ser capaz de poner etiquetas al conjunto; es decir ser capaz de encontrar una buena persona con buenas energías y etiquetarla como interesante o encontrar una mala persona con malas energías y etiquetarla como indeseable.

 

En la vida aprendí a curar mis heridas yo sola, unas veces como un gato relamiendo y absorviendo la amarga sangre que brotaba y otras sin apenas darme cuenta que se habían originado porque ellas mismas fueron capaces de coagular sin requerir de mi esfuerzo.

 

Quizad vestir de vanalidad mis conocimientos y mis capacidades sea la tontería más grande, pero siendo profunda e interesante resulta que soy tonta, ¿cómo engullimos eso?.La vida es una controversia, te levantas por la mañana y sin embargo tienes sueño, te acuestas y no lo tienes … amas y no te aman, tu comes mientras otros pasan hambre …

Jugaremos con las palabras, a ver si jugando somos capaces de encontrarles un sentido. Hoy me siento y la inspiración me llegó, será el dichoso huboprofeno, ¿se escribe as´? … que se yo … hoy no tengo ganas de pensar … sólo de llegar a casa y llenarme del calorcito de la estufa, aunque sólo esté en una habitación.

 

Escribir por escribir quizad …. O hablar por hablar … que decir si las palabras salen solas y solas se quedan.

 

Más no penseis que estoy triste, no, simplemente no estoy … solo existo …

 

Es divertido, seducir con las palabras, porque aunque no se entiendan se están leyendo y en el camino alguien puede preguntarse algo que no debió preguntarse.

 

Semejante galimatías de sensaciones ilegibles y sin significado, complicando lo complejo, inventando lo ininventable, imaginaremos tanto que nos preguntaremos que narices pretendo explicar.

 

Nada, supongo que es algo tan sencillo como nada.

 

En fin, recobraremos la cordura y pensaremos que la fiebre de la controversia lleno este pequeño espacio de nada, exacto la vestiremos de vanalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *