Una nueva sensacion

Desde la nitidez de esta noche me pierdo en sus ojos, lo recuerdo, lo siento, lo tengo. A mi lado permanecen sus abrazos, en recuerdo, en presente y quizad en futuro. Quien sabe si la duda dio la oportunidad al tiempo de perderse entre sus brazos, entre sus besos, como el ungüento que un día llego hasta mis pulmones hoy circulan con cariño por mis venas hasta llegar con ansia a mi corazón.

 

No sé si decir si lo siento más que lo deseo, no se decir si quizad el día llego cuando menos me lo esperé y la magia me acompaña como si de un hechizo se tratase.

Lo recuerdo, ahora que no está, acostado sobre mi cama mientras me abraza, mientras sus manos recorren mi piel con la delicadeza de una rosa y la fuerza de un huracán, como cada pedazo se mi piel se eriza como si un vendabal de sensaciones creciese dentro de mi, lo recuerdo y no puedo evitar sentir sus labios sobre los míos …

Acaricia mi aliento mis oidos mientras el cuerpo se transporta hasta la luna, donde dos seres que permanecieron separados estuviesen juntos de nuevo, como si el climax llegase tan solo de sentir que permanece a mi lado.

Se transformó la libertad y la independecia en locura, en pasión, en cariño, se transformo el miedo en fuerza y las alas en cadenas, se transformaron mis sonrisas en sus ojos … lo recuerdo como si siempre hubiese estado aquí, entre mis sàbanas, pendiente quizad que no cayese … para cogerme con fuerza y ternura para que no marche nunca.

Hoy simplemente espero conservar esta magia, esta ilusion para que el día cada vez se lleve con más ilusion.

One thought on “Una nueva sensacion

  1. LA MIEL DE TUS VERSOS

    Cuerpo de mujer con alma de ninfa voladora
    has fundido mi corazón para volver a forjarlo.
    Lo has fundido y fuego no has utilizado,
    y lo has hecho con la miel de tus versos,
    con la miel de tus labios.
     

    Justo cuando creía que no lo volvería a ver,
    cuando pensé que jamás lo hallaría,
    tu me lo has devuelto
    y lo has hecho con la miel de tus versos,
    con la miel de tus labios.
     

    Ahora que estoy lejos de ti,
    leo una y otra vez los versos de tu carta
    que han dado de comer a mi alma
    y lo has hecho con la miel de tus versos,
    con la miel de tus labios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *