Amores tan extraños …

Hoy la casualidad me llevó hacia una canción que me han traido unos recuerdos graciosos, hablamos de cuando tenía 18 años, estaba enamorada locamente del que ahora es marido de una de mis mejores amigas, aquello era una trama compleja … yo estaba loca por ese chico y ese chico loco por mi mejor amiga, ¿recuerdas nena?, que tiempos aquellos que empezabamos a vivir la vida con ansia, cuando compartíamos nuestro sueño de perder la virginidad juntas con un Gigolo que estuviese de miedo y nos hiciese perdernos en los placeres de la primera vez… cuando cada noche que salíamos planeabamos independizarnos y vivir juntas hasta que nos cansaramos de vivir …
En aquel entonces vivíamos el amor con intensidad … con la fuerza de la inocencia, dejarse el corazón y el alma en esos chicos que nos robaban el corazón … y si es cierto, siempre fue terriblemente enamoradiza … no sé que me resulta más gracioso hoy si ver la ingenuidad con la que prestaba mi corazón al mundo o saber que aquellos chicos ahora siguen formando parte de mi vida y tengo la suerte de ser una de las mejores amigas de sus esposas o novias.
Hoy os quiero regalar un recuerdo, que espero por favor no ofenda a nadie pues hemos de entender que de esto hace nada menos que quince años … y puedo decir que pasado el tiempo sigo manteniendo contacto con todos y una de las mejores amigas y persona que más quiero es la mujer del chico que aparece en ese fin de semana.
 
 

Fin de semana del 13 al 15 de Enero de 1.995

 

 

El viernes por la tarde me fui a valencia con Sonia y Vanesa, primero fui con mama a acompañarle a un sitio y luego me quede para esperarles en la estación. Estuve en nuevo centro y me compre unos zapatos muy guays, Sonia le compró a Miguel una camiseta del ACTV tienda que estaba muy guay.

Entuvimos cenando en el MC Donalds y me tome cuna amburguesa con una coca-coila y patatas, vimos a un chico muy guapo rubio que llevaba una camisteta de Chocolate, y que en frente teníamos un grupo de chavales que no hacían más que decir burradas, no estaban bien. Llega a casa a las siete o asi y me dijeron que Bernar me había llamado por teléfono, probablemente para ver q pasaba o algo así. Vanesa se vino conmigo a casa y me tintó el pelo de color rojizo, mejor dicho cobrizo. No se me nota mucho, pero esta bien la verdad. Llamé a Rosa pero me dijo que no tenía muchas ganas de salir así que me quede en casa durmiendo pues me esperaba un sabado muy movidito.

Me levante el sabado a las 10:30 limpie un poco en casa e inmediatamente me puse a hacer los deberes del insti, adelanté un monton de cosas hasta las seis o las siete, entre medias hablé con Mª José y me conto que cogia el tren de las 6.25 o así y que la tenía que recoger a las diez. Me dijo que llamara a Pedro y le dije que vale. Se me vino el mundo encima pues todo estaba en mis manos para montarlo de puta madre. Acabé los deberes y llamo a Bernar para mi suerte quedo con él en Valencia a las 100:30. Me cambio y cojo ropa para cambiarme, cojo el tren y al llegar me encuentro al padre de Mª José que viene a recogerla y demás (Mª Jose venía de Cuenca) hablo con el un rato y me pregunta como estoy, le cuento que que hemos quedado con un amigo y luego nos vamos a dormir a su casa. El padre se marcha y Mº José y yo empezamos a hablar muy contentas de volver a vernos. Vino Bernar, Mº Jose se acabo de arreglar y como teniamos hambre nos fuimos a cenar a un chino, nos salio muy barato, solo 1300 ptas a las dos. Yo comi una ensalada china y un rollito de proimavera con con la mitad de arroz tres delicias y una coc cola.

Llegamos a Casua a las 12:30 y teníamos que estar en Puzzle antes de las 2:00. (de Valencia nos fuimos al Perelló) Nos tomamos una cerveza y nos fuimos a Hook, allí vimos a Carlos, Luis y Esteban (amigos del perelló) con unas chicas. También saludé a Raimon (un vecino del apartamento con el q tuve un afair con quince años) que me contó que estaba muy bien y que seguía haciendo Surf, estaba majísimo pero tenía un defecto, usaba la misma colonia que Miguel.

Llegamos los tres a Puzzle y muerta de frío me hicieron dejar el abrigo en el coche. Mª José y yo nos pusimos a bailar y Bernar se subio a hacer el cuadro un rato al pilón, es que el colega se ralla un mazo siempre. Mª Jose y yo nos subimos y luego salimos a la terraza. Pasamos así un rato hasta que se hicieron las 3 o más tarde, luego al entrar de la terraza me parecio verlos y volvimos otra vez. Saludé a Pedro, que estaba muy bueno y luego me señaló a Domingo que no había conocido con el pelo suelto. Estaba muy majo. Enseguida les hice que salieramos a la terraza fuera a sentarnos. En un primer momento me sentí extrañada, confundida, por una parte todavía notaba que mi mirada se desviaba hacia Pedro, pero por otra parte notaba algo extraño empezaba a corroerme las entrañas y todavía no estaba segura de lo que era, estaba seria, sin saber que decir, alli sentada, a un laod Bernar y Domingo que hablaban animadamente y por otro Mº Jose y Pedro que tenteaba como dos tortolitos y yo aun lado sin saber que hacer. De repente Bernar dijo yo me voy a dar una vuelta y me quedé con los tres, los cuatro solos. Luego Domingo se levanto diciendo que se iba a bailar un rato. Me dejó helada, yo ahí sentada y me fui a ver a Luis y a estos. Luego viendo el panorama me acerqué a Domi y me puse a bailar a su lado. Le dijo cuatro tonterías pero al poco me dijo que nos fueramos dentro a bailar que la música estaba mejor y so. Luego dentro empezamos a hablar y me dijo que subieramos arriba a hablar q eso de hablar a gritos no molaba. Empezamos a hablar como si nos conocieramos de toda la vida como si no hubiese nada de distancia entre nosotros, hablamos y hablamos y empecé a notar una cosita por la barriga como si el corazón empezase a agrandarse, era un chico genial, me encantaba hablar con él, podía ser yo misma sin probblems sin censuras en mi manera de pensar con la mayor naturalidad del mundo.  Hablamos largo y tendido hasta que aparecieron Mª Jose y Pedro. Luego aparecio Bernar y se sento con nosotros , mire el reloj y vi que eran las tres y media y le dije a Domi q nos ibamos con Bernar porque me sabia mal que hubiesemos venido con el y no le hiciesemos caso. Estuvimos cerca de una hora en el parking de Chocolate y al final volvimos las dos a Puzzle porque teníamos muchas ganas de verlos de nuevo. Entramos y dimos una vuelta hasta q los vimos de nuevo, estuvimos bailando y luego nos fuimos al coche porque querian coger no se que . Mª Jose y Pedro se pusieron detrás y yo delante con Domi. Nos empezó a contar un monton de historias de gatos, que no si no les gustaban las perrerias que hacian y cosas asi, sobretodo me toco la moral la historia que conto de un amigo que tenía un perro entrenado para matar gatos. Domi y yo nos entramos a la discoteca y dejamos a M Jose y Pedro en el coche, alli encontramos a Bernar q me dijo que se encontraba mal y que se iba a casa, le pregunté a Domi si nos podrían acercar luego a casa y me dijo que sin problema. Recogimos las chaquetas. Notaba algo extraño, un poco de miedo y cariño, pero también una especie de desconfianza. Me gustaba un poco pero tenia pánico de volverme a encaprichar después de la experiencia con Miguel Angel y con Miguel (sobretodo este? Al salir fuera le cogi del brazo, lo más normal del mundo como hacia siempre con Bernar y me cogio la mano … (un escalofrio me lleno por dentro y un miedo a no se que).  Con la chaqueta en la mano me puse  a bailar en la terraza y un animador de la discoteca que estaba buenísimo me saludo desde el pilón, le conte a Domi que me encantaban los chicos que bailaban bien. Al rato nos fuimos al coche con los chicos porque estaba muerta de sueño, estaba cansada así que me quedé medio dormida en el sillón mientras el me cogía de la mano. Mª Jose y Pedro entraron a la disco a comprar tabaco mientras nosotros dos nos quedamos medio dormidos durante casi tres horas.

Al volver los dos noté a Domi más frio no entendia porque supuse que tenía sueño. Nos dejaron en casa y al despedirse fue a darme un pico pero como iba medio dormida ni me enteré. No le di mi número de teléfono y quedamos en que Mª Jose llamaría a Pedro.

Me hizo mucha risa porque llevaba colgado en el espejo unas plumas de no se que bicho, me dijo que eran las del primer tordo que había matado y las llevaba para que le diesen suerte, le pedí que me regalase una y accedió.

Asi que me vine a casa con unas plumas de un pobre bicho asesinado.  

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *