Balance hasta los 30

Cuando el tiempo pasa y nos hacemos viejos al final, pesan más los años …

 

Hoy no pude evitar sentirme vieja, realmente lo soy, llegar hasta la barrera de los treinta fue una gran muralla que desde abajo se veía tremenda, siempre pensé que los 20 eran la mejor ocasión para vivir la vida con encanto, hoy tras saltar la vaya y comenzar la treintena siento que mi vida realmente no está tan vacía.

Si analizo mi camino hasta los 20 no fue realmente tan increíble como pense, un matrimonio fracasado, varias relaciones fallidas, viajes y experiencias que me curtieron si, pero que a su vez también me dejaron en la bancarrota … miro hacia atrás y encuentro una especie de mujer, que ahora, tras trepar el muro no puede quejarse de sus logros pero tampoco de sus fracasos.

Si hay algo que puedo meter en el baúl de los éxitos es toda la gente que conocí y que me hizo crecer como persona, esos amigos incondicionales que cada día vistieron de alegría mis penas y que realmente dieron color a esos malos momentos.

Me faltan dedos de las manos y dedos de mis propios amigos para hacer una lista de gente interesante que encontré por el camino, amigos que conservo y otros que en la distancia siguen manteniendo la llama con la pena de poder gozar de su presencia cuando uno quiere.

Hoy hago balance de esos logros y a su vez de sus fracasos :

 

Si empiezo por mi boda diré que fue el día más hermoso de mi vida, cuando siendo una niña miraba a Rafa con esos ojitos llorosos temblando como un niño cuando pronunciaba el si quiero me sigue tambaleando el alma y entera, lo amaba tanto que sin duda nunca podría imaginar lo que posteriormente llegaría. Era una persona maravillosa, de echo lo es y me pregunto a veces si aún en sueños sigo siendo lo que de niños fuimos … De él guardo una preciosa sonrisa, siempre me cautivo de él, de el guardo el recuerdo el primer amor verdadero, de la inocencia de descubrirnos y amarnos, la experiencia quizad de compartir mi vida con el hombre más tierno del mundo. Eso recuerdo ahora aunque también debía recordar sus excesos, sus silencios sus desprecios antes de marchar … y como no, sus vicios. Estoy segura que si hubiesemos dejado pasar unos años antes de casarnos (más maduros quizad) a día de hoy sería sin duda el padre de mis niños … no pudo ser, pecamos de inmadurez y eso se paga caro. De él recuerdo la primera noche, juntos, perdidos en el coche, muriéndonos de risa porque no sabíamos como se  hacían ciertas cosas … siempre riéndonos, creo que nunca en la vida me reí tanto con nadie. Juntos parecía que el mundo se quedaba pequeño, cualquier sitio, para amarse, para cuidarse, para vestirse … un día su madre llegó con una caja y se lo llevó para siempre.

Hace unos meses, cuando aún creía en el amor quise visitarle tras casi siete años sin verlo simplemente para preguntarle si pensaba divorciarse de mi algún día … no había sabido nada de él. Me recibió con la misma sonrisa, feliz y con esa mirada tierna que lo caracterizaba … el corazón se me heló, por un momento aquella tienda se quedo pequeña para recordar todas las cosas maravillosas que habíamos vivido. Fueron escasos 20 minutos que vistieron 7 años de distancia, ese día supe que el tiempo curó las heridas y había perdonado, supe que Rafa siempre sería tendría un lugar especial en mi historia, para que divorciarse, si hoy en día miro para atrás y no es para tanto.

Mi segundo amor … tuve varios, pero el que recuerdo con más ternura es a David, de el recuerdo noches de risas, de marcha, de abrazos, de guitarras perdidas en el comedor de mi casa, de cómo me deshacía escuchando sus ideas y su voz; de él recuerdo a mis amigos de la adolescencia, gracias a él conocí a muy buenas amigas y sé que aunque no pudo ser cuando lo recuerdo me estremezco. El destino quiso que me lo encontrase casualmente un día cualquiera, tras volver de Roma, ibamos juntos yo y el guerrero, tras mirarlo y escuchar su voz de nuevo supe que el que iba a mi lado era una gran persona pero necesitaba volver a sentir la sensación de una guitarra y una voz a la derecha de mi cama.

Otros amores intermedios que recuerdo con dulzura fue Raul, que me descubrió Aranjuez y la Madrid más profunda, las noches entre amigos preparando guiones para cine, extrapolando las ideas y el mundo para poder plasmarlo en celuloide … de él recuerdo las ideas más obscenas y las experiencias más varguardistas y extremas de mi vida sexual … esquizofrenia de deseo y descontrol a todos los niveles y con todos los estractos … quien lo diría con esa cara angelical pero delatada con esa mirada tremendamente negra.

Como no a Edu, con él descubrí una gran persona vestida de ideas … cuando logré descubrirlo, noches de navidad tras la nieve del frío Madrid en invierno entre las sabanas bajo un cuadro que al terminar la noche me confesó haber pintado él … cuando supo que quería ya me marchaba … quedó la intención del sueño en Madrid, allí esperando que quizad algún día pudiese repetirse … y se repitió sin duda, una noche de bodas en la de mi mejor amiga; no estuvo bien, ya salía con Fernando(solo un mes eso si) pero que Dios me perdone si es posible porque no la cambio por nada, que noche más divertida.

Mi siguiente amor lo llamaría TEMPLANZA, no he conocido en la vida persona más tranquila que mi entrañable Fernando, nos enamoramos como niños … no quería bajo ningún concepto, acababa de llegar a Barcelona y estaba empezando a integrarme en su mundo … cuando llegó Fernando nos integramos los dos … no hubo lugar para nadie más. Tres años y medio con él, lo quise mucho, me quedaba anonadada ante sus conocimientos, no he conocido hombre más inteligente y sensato que él en el mundo, su tranquilidad me arropaba y la ternura con la que me comprendía no daba lugar a más … tres años, que vivi preciosos a su lado pero en los que también perdí mi vida. Nunca hubo persona que me conociese como él, hoy en día tras un año y medio de dejarlo intento seguir entendiendo la vida por mi misma y no por él. Es increíble a quien le cuentes que fui yo la que decidí seguir mi camino sin él, porque él siempre me quiso. Con el viajé como una loca, conocí cosas que nunca hubiese imaginado, me curtí de conocimientos y me envolví de ideas, con él supe que la vida va mas alla de lo que sentimos, con él la vida era un horizonte por descubrir que nunca hubiese imaginado, cine, arte, música, libros … llegó un momento que nos fusionamos de tal manera que perdí el rumbo de mi vida y me quedé prendida de un hilo pensando si era yo o era él. El tiempo nos hizo más amigos y compañeros que amantes, marchó poquito a poco y no supimos encontrar un punto medio para que esa estabilidad no tambalease … con él supe que los caminos no coinciden si la infelicidad es un arroyo que lo corta por la mitad. Caminos distintos a seguir para llegar a nuestro destino. Teníamos fecha de boda, no muy lejana … en el último reencuentro lo recordamos, estábamos a tiempo … demasiado tarde, quiero mi vida y te quiero pero no aquí conmigo.

De él recuerdo mi primer cumpleaños, cumplía 26, al llegar a casa tenía la habitación llena de rosas escrito un TE QUIERO sobre la cama, fue el primero que estando en buenos aires calculo las horas para felicitarme el día de mi cumpleaños. Ahora ni siquiera somos amigos, lo encontré en Barcelona, luego vino a Valencia … le dije que no estaba preparada y voló; el domingo cumplió años, le deje el margen de los días para que se le pasara el enfado, pero esta vez sus palabras fueron sinceras. Lo siento Laura pero ya desaparezco de tu vida para siempre, no puedo pensar que mi vida va a seguir sin ti, necesito olvidar … y olvidó se cambió el numero de telefono y sus propios amigos me confirmaron que está bien. Lloré el lunes entero de vuelta de Madrid, y el lunes … mi mejor amigo ya no iba a estar más … definitivamente había muerto para siempre no en su vida pero si para la mía. Al final el tuvo la última palabra y aunque me duela la respeto.

Y por fin llegó Kike, con su mundo de problemas, su niño y sus millones de pollos miles, un hombre increíble con unos ojos que te deshacían, un gran amante, un buen amigo … se enamoró como un niño y me envolvió en él hasta sentirme de nuevo ilusionada, pensando en apostar por todo. El me ayudo a superar mis miedos y me cuido como si de una niña me tratase, pero no supo entenderme. Y la ilusión terminó en más y se transformó el amor en discusiones, en intolerancias y en tremendas desavenencias que valía más la pena dejar atrás. Es un gran niño vestido de madurez pero que quizad no supo escuchar o si lo hizo no logró entenderme … me deje la piel y entendí, le ayude en todo y tome papeles que no imaginaba … vistiendo de cordialidad los momentos más vanguardistas … Le quería a él pero no entendía su mundo, ni sus reacciones, no logre entender sus decisiones y al final se quedó en eso, en muchas cosas y en nada. Estoy segura que me amo con locura y aun lo hace, pero no es suficiente cuando dos personas no se entienden. Será feliz siempre, sin trabajo, con él o simplemente pensando que el mundo esta en su contra … espero que sea feliz.

Y ahora que … yo, ahora me quiero yo y quiero descubrir el mundo … aún no sé lo que quiero pero si lo que no quiero.

Mi vida cuando la canaliza será con un hombre sin hijos, si puede ser, porque pienso que la ilusión de compartir una vida nueva tiene que ser compartida, sin márgenes, sin avances o retrasos; quiero un hombre que me despierte esa parte más chic, más completa, un hombre curtido e inteligente, bohemio que me sorprenda mirarlo … alguien que me haga reir y me complete del todo.

No tengo prisa, es más diría que no lo necesito … quiero mi espacio y compartirlo con mil ideas o con mil amigos que me llenen ese vacío.

Y como no, mencionar a Coco, mi amor perruno … con el sentí el vacio de perder media vida mía, no imagine continuar en el mundo sin él pero ahora puedo … creo que ese logro es el más importante del mundo. Babas, como le llama Cristina … mi elfo negro, mi comepinzas mi perro negro y tonto … mi compañero de aventuras y desventuras … mi pasión …

Y ahora quiero vestir el vacío de esta casa con una nueva amiga, minúscula y maulladora, una princesa bonita y negra con unos ojos azules tremendos … Emeth Siddhe la princesita de la casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *