De vuelta al ruedo

Por fin es viernes, cuesta de creer cuando una esta en paro diferenciar entre un lunes o un martes o un viernes, pues prácticamente siempre es fiesta en el mundo de los parados, muy a pesar de eso. Voy a tres entrevistas diarias, donde me encuentro unos días más animada, otros menos … pero vamos para adelante poco a poco. Esta semana Kike y yo hemos entrado en la primera crisis, animicamente no estoy al cien por cien y el pobre con el tema de su peque tampoco logra estar del todo por lo que las discusiones idiotas han desempeñado un sustillo que al final conseguimos superar; supongo que lo fácil es enviarlo todo a la mierda, así que ahora nos hemos despegado un poquito para que cada uno tenga su independencia y no acabemos tirando los trastos. Dice que soy rara, y si, soy rara pero él no se queda atrás … supongo que cuando por fin encuentre trabajo las cosas cambiarán un poco.
Ayer me trajo mi diario de buceo con mi resguardo de OPEN WATER DIVER, cuando lo vi lo guardé en el armario y no le hice mucho caso pero hoy lo he cambiado de sitio y he estado mirando las inmersiones, y pme he quedado flipada … llegamos a bucear el domingo en calpe a 16 metros … buf … Me he sentido orgullosa por primera vez de haber llegado tan lejos … que se lo digan a mis oidos.
Empalmé la otitis con la garganta y después con la alergia, o sea que animicamente no puedo perdir mucho porque tengo la garganta y los mocos a flor de piel, vamos.
En dos semanas organizamos la despedida a Mariajo, nos iremos a Cuenca y Betty y yo ayer nos escapamos a la tienda de disfraces para preparar la broma … vamos no pienso contar nada porque es supersorpresa pero ya vereis las fotos.
Ayer acompañé a Betty a firmar su divorcio, increible lo pronto que se pueden terminar las cosaws después de tantos años, personalemente guarde la planta pero el corazón se me encogió cuando los vi a los dos sentados en frente el uno del otro tomando café luego, no me lo podía creer, hablaban con tanta naturalidad que más que una firma de divorcio aquello parecía una reconciliación. Ayer creo que aprendía  a perdonar al subnormal de mi cuñado, me di cuenta que no es consciente de lo que ha hecho, que aun la quiere pero escogió el camino fácil, buscarse otra para que sustituyera el papel de Betty. Pero de lo que no se dio cuenta es que Betty es insistituible. Pero claro, que vamos a sacar de conclusión de una persona que le dio demasiado el sol en la azotea. En el fondo cuando la vi me dio pena, mucha pena, es como un niño, no es consciente de sus actos ni capaz sde reconocer que lo que hizo está mal, pero bueno, al menos aseguró que ninguna mujer en la vida iba a ocupar el lugar de Bea y a ella no le iba a faltar nunca de nada. Yo no entiendo, los hombres son gilipollas, toman sus decisiones sin consultar y luego quieren llevar encima la razón.
 Curioso lo que me sucedió cuando me dejo en Valencia, me llevó a la estación y comi en un Bocatta, entro una gitana vendiendo, tenía cara de buena gente, y empezó a contarme lo feo que era el mal de ojo, como la gente tiene esa mala fé y me contó que era bruja y con oraciones quitaba el mal de ojo. Me calló simpática la mujer, tanto que le pregunté el nombre, se llamaba Emilia. En sus ojos vi nobleza, no sé, fue una impresión, me contó que su abuela también se llamaba laura y añadió que me veía tristeza, que menos el día anterior había tenido una recesión con Kike y encima estaba sin curre. Le expliqué que bueno, que estaba en paro y eso me afectaba, me dijo que no me preocupase. Intentó venderme unos rosarios, pero claro, como le expliqué ¿que narices hago yo con un rosario, donde lo llevo?, además apenas tenía tres euros sueltos. Así que le compré una pulsera, sip, una pulsera que en los chinos vale un euro, pero que según me dijo me iba a servir de amuleto. Cuando me la puso me cogio la muñeca y rezó una oración, pidiendo que me trajese suerte y un trabajo pronto … me hizo gracia, cierto que soy supersticiosa pero sinceramente me pareció que mejor ganarse la vida así que no robando. Me quedé flipada, cuando se marchaba pensé, donde está mi bolso sin mirar si quiera, y me cogio del hombro, sin decir nada y con una sonrisa me dijo, No te preocupes Laura, no soy de esas que quitan bolsos … Ahí supe que si que era cierto eso de ser bruja.
Como era pronto fui a tomarme un café cerca de la plaza del Pilar, y mientras leía el plano un chico rubio alto y delgado que había sentado al lado me pidió que le vigilase las cosas porque iba al baño. Al volver me preguntó si era forastera, como me vio con el plano, le dije que no y ahí iniciamos la conversación. Me contó que era diseñador gráfico pero se ganaba la vida malviviendo y hablando de fotografía enlazó el trabajo con las mujeres, diciendo que a los clientes siempre hay que hacerles las cosas mal primero para que no se confién y me contó su historia con su novia italiana, estaba jodido, había dejado sus diez amantes llamándolas una por una para decirles que dejasen de llamarle porque se había enamorado, en dos días y al final la italiana se había pirado a su casa unos días y le había llamado diciéndole que era un pesado y que necesitaba espacio. Estaba jodido, dentro de lo jodido que puede estar un personaje bohemio como él por supuesto. Me marché a mi entrevista despidiéndome de Jorge, así se llamaba el chico.

One thought on “De vuelta al ruedo

  1. me alegro de q os hayais reconciliado laura.para pelearos siempre hay tiempo..te lo dice una experta jaja.
    A ver si la pulserita te trae suerte y te sale un curro bueno y bien pagado 😉
    un beso

  2. me alegro de q os hayais reconciliado laura.para pelearos siempre hay tiempo..te lo dice una experta jaja.
    A ver si la pulserita te trae suerte y te sale un curro bueno y bien pagado 😉
    un beso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *