Gracias a todos

Las tempestades siempre son terribles, la mejor manera de pasarla es refugiarte en un sitio seguro y dejar que pase, y si tienes la suerte de poder compartir ese espacio de tiempo con las personas que más te quieren mejor todavía.

 

Quiero decir a aquellos que se marcharon en su barco rumbo a otras islas que en mi luna la libertad de expresión y las críticas están a disposición de todos así que queda abierto al hasta siempre, al hasta pronto o al hasta nunca. En cuanto a mis palabras en mi luna lo dicho, mi luna se rige en asamblea donde las personas se reunen, opinan e intentan llegar a un consenso por tanto queda claro que no procede dar pie a peticiones unilaterales.

 

Mi virtud, el perdón sin duda como alguien comentó hace poquito; en mi luna hubo personajes que allí nacieron y crecieron y me parece una falta de respeto tremenda hacerlos desaparecer de repente aunque si así quieren les daremos un margen y una muerte digna.

 

A aquellas personas que se quedaron en medio de la guerra decirles que bueno, lo lamento por ellos no fue mi intención pero que adquieran de la experiencia el punto en el que me quedé yo para que no le pase también a ellos.

 

En cuanto al mundo que parece girar en torno a la luna simplemente (parece ser que la ninfa se cree el centro del mundo) decir que hay algo que pesa con fuerza y es que no utilicé absolutamente ningún insulto ni reproche hacia aquellos que han hecho leña del arbol caido; el centro del mundo es mi mundo, mis amigos y mi gente que me quiere, respeta y entiende.

A todos, gracias … porque supisteis venir corriendo a arroparme; porque sin vosotros las alas no tendrían ese color. Inconfundible Rose, las buenas disputas son las que te curten y te hacen crecer, las que fortalecen la solidez de la amistad, las nuestras sin duda nos curtieron y tantos otros que habeis estado ahi.

 

 

En cuanto a otros personajes que entraron en la luna para romper lazos sólo tengo que decir que no merecen ni nombrarlos porque el destino ya les ha pagado con lo que merecen simplemente.

 

Y bueno también añadir que en la ciudad de la luz se han visto muchas cosas realmente fuertes que no se han contado para no hacer daño a otras pero que tarde o temprano se sabrán.

 

Es una pena que cosas tan hermosas como el amor malvividas puedan terminar con otras cosas más importantes; pero bueno en la balanza quizad para algunos pesa más el primero … cuando alguien abra los ojos sabrá donde estaba lo que realmente valía la pena.

 

Y con esta entrada levanto la bandera blanca, rodeada de esa gente que me ha demostrado que me quiere, que me respeta y me entiende; son los habitantes de una maravillosa luna que luchan por sus ideales de manera homogenea y con argumentos.

 

Tengo 31 años y creo que tengo cosas más importantes que hacer en mi vida que meterme como una verdulera a tirar coles en un patio de vecinas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *