Ramón

      Cuando me encontré con Ramón en Facebook y su propuesta a un café lo primero que le dije fue, ¿Tu que te piensas?, ¿recuerdas que salí con tu mejor amigo seis meses?-a lo que respondió muy cordialmente, de eso hace tras años y que yo sepa en esa época ni te conocía.

     Elga me dio unos buenos argumentos para que ese café se materializase así que me animé a conocerlo.

      Ramón es todo un personaje, 45 primaveras y está estudiando Integración social, da igual que sea abogado penalista penitenciario o administrativo sancionar, el prefiere vivir ajeno al sistema, aunque su oficio tenga algo que ver con el tema.

      Se define como alma libre, tanto que a veces volando se ha perdido y si puede vivir sin trabajar mucho mejor.

      Es un bucanero que adora el mar, cumplió uno de sus sueños comprarse un barco para algún día dar la vuelta al mundo, el único problema que tiene es que no ha conseguido que arranque desde el día que lo compró porque el motor ha muerto sin zarpar, eso si él y su marido siguen arreglando, aunque esté varado y han cogido un amarre en la Marina que les da un glamour insospechado.

      El piensa que las nenas se le acercan por eso del barquito, yo le recuerdo que con todos los barcos que hay meterse en el de un punki añejo es más una opción que una elección.

      En realidad, tiene su encanto, cualquier cosa es divertida si viene de su mano porque a todo le pone la ilusión de un niño aunque sea una puta mierda.

       Se define vegano y animalista, pero en realidad cuando le ponen un helado delante se ha olvidado de las vacas y es alérgico a los gatos, con lo cual eso de cuidar gatos se sale del concepto.

      Aun así, es un amor porque todo a su lado siempre es una aventura nueva.

     A día de hoy sigo manteníendole entre mis mejores amigos y me siento afortunada de ello

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *