Sin palabras

Hay días que una se levanta preocupada, el corazón le dice que algo que quiere y aprecia no se encuentra bien, que la vida aunque sigue si miras al lado parece que no te has dado cuenta que algunos muy cercanos le tiembla y aunque gritan en silencio nadie les quiere escuchar. Las noticias, esas que no queremos esperar escuecen más que si fueses tu misma … entonces piensas que has sido egoísta, que no te has preocupado de la realidad, que la quieres ver desde lejos y está más cerca de lo que una piensa. Entonces es cuando te das cuenta que no puedes hacer nada, nada más que esperar … viste como a tu alrededor amigas a las que quieres les ha temblado el alma por lo mismo y ahora te toca a ti. Nos hacemos mayores y ellos también; pero dentro de mi corazón sigo siendo una niña y me niego a creer que tarde o temprano puede pasar.

No te preocupes, te regalo diez o quince años de mi vida, prefiero perderlos y que tu los aproveches bien … para que puedas llevar a pasear a mis hijos, conocer Roma y sentir la furia de volver a nacer otra vez, hoy y las veces que haga falta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *