Sobre los vaticionios y las llamadas no entendidas

Esta noche eran las cuatro y media de la mañana, de repente me dio un vuelco el corazón , note un miedo, como a veces me pasa, sentí esa voz dulce que me reconforta cuando tengo ese tipo de miedos, papá iba a ir hoy al medico y me preguntaba si quizad le iba a pasar algo, aquella voz me decía que no temiese, que no estaba cerca pero algo me decía que había algo, que la muerte estaba cerca, que esa angustia me llenaba decía que había algo … esa voz me impedia levantarme de la cama: ven aquí, no tengas miedo, no le hagas caso … pero una fuerza me invitó a levantarme, busqué Sasha, no respondía a mis llamadas, me preocupé dije bueno esta loca ya se me ha escapado por la ventana y en dos dias me viene con churumbeles, pero no … de la misma manera que esa voz me decia vuelve a la cama y duerme me armé de valor, de repente en la habitación del ordenador note una especie de luz, al mirar al cristal parecí observar unos ojos reflejados en el cristal y de repente un halo frío que me dejó helada y de nuevo ese subconsciente de vuelve a la cama, no temás …  me marché a la cama temblando, volvi a llamar a Sasha pero parecía haber desaparecido de la habitación. Se me quedaron gravados esos ojos que medio en sueños medio despierta juraría haber visto en el cristal pero agarrando fuerte mi Jesus del Perdón conseguí conciliar el sueño.

Al levantarme vi el ordenador encendido, anoche lo debi dejar así, conecte el mesanger y me encontré a Raul, le dije que no iba a estar en el hospital, que en todo caso podiamos comer el viernes si el quería el recogia unas cosas para marcharse al mismo hospital donde estaba papa en la consulta; al llegar a casa de mamá he visto su llamada perdida; me he preocupado … le he devuelto la llamada y me ha dicho que su padrastro acababa de fallecer.

Me pregunto si esta noche la muerte quiso hablar conmigo para que le avisara … y me convenzo que esos otros que me cuidan y nos cuidan sabrán orientarnos cuando los necesitemos, quizad debiéramos prestar más atención para perder nuestros miedos.

Me pregunto si la muerte serán esos ojos o esa luz, o quizad la misma imaginación, me pregunto si su instinto de protección  se supera entre ellos para aquellos que cuidan sufran menos de lo que ellos creen conveniente. Me pregunto si los gatos también perciben las imagenes y el respeto de la muerte les hace inmovilizar sus sentidos y su esencia, porque Sasha esta mañana estaba dormida junto a mi almohada.

 Sólo pido que esta vida, esta que vemos cercana dure lo suficiente para llegar a entendernos entre todos; macabra imagen la de aquellos que creen ver en si mismos los vertiginios de la muerte y son incapaces de entenderla, aunque hay otros que como no entienden prefieren volver a su cama.

Que Dios y la luz acompañe a aquellos que con prisas  se encontraron en otro mundo sin haberle dado tiempo a prepararse … desde aquí poco más que velar por los que en vida seguirán regalandole la dicha del recuerdo.

Y mientras, yo misma y mis propias incongruencias estaremos para intentar entender cuando unos ojos se reflejan en una ventana y cumplir esa misión que no todos pueden percibir.

One thought on “Sobre los vaticionios y las llamadas no entendidas

  1. gracias, neye, la verdad que sucesos asi ocurren cada dia, pero bueno, tan solo resta esperar que alla donde se vaya sea un lugar mejor que este y dedicar nuestro esfuerzo a vivir lo mejor posible mientras podamos, emplear nuestra energia en aquellos que nos rodean y jamas perder del recuerdo a los que se marchan… que tal tu vida? espero que genial… eres una tia estupenda y lo mereces, asi que no tengo dudas que aunque en todas las vidas de todas las gentes del mundo hay baches, la gente que asi lo merece tendra muchisimos momentos de felicidad, otrora imprescindibles los tristes para su disfrute, pero momentos que, al fin y al cabo, aunque breves, deben llenarnos mucho mas que los tristes, mas grandes en tiempo y espacio, pero de menos relevancia en la vida. un beso, laura. muacks!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *