Una de cal y otra de arena

         No comprendo mi suerte, un día parece que todo es maravilloso y al siguiente vuelve a caer … no entiendo nada. Dejé mi trabajo indefinido para empezar en otro y cuando llegué me engañaron vilmente, la maravillosa oferta de administrativa de ofertas se trataba de recepcionista y además el salario segun convenio ya no se relacionaba con el de administrativa si no con el de recepcionista más bajo incluso que el de mi antiguo trabajo … para morirse … p sea que me encuentro incluso peor de cuando tenía trabajo … me pregunto ahora quien pagara mi hipoteca … Dios me libre.
           En fin, habrá que ser positiva ahora al menos dispongo de todo el día para poder buscar los trabajos … que miseria. Mamá lleno el depósito del Sputnik y me llevo al supermercado a comprar al menos algo para mi nevera q esta más pobre que yo, sabe que cuando estoy mal me gusta estar en casa sóla, comiendome la olla y llorando como una Magdalena. Asi que me da ese margen para q me aisle porque sabe que así al menos no doy la tabarra.
          Este fin de semana todo el mundo insistía, tienes el puente Laura, que se yo veremos en la oficina q me dicen, puente semana y un monton de días de mierda sin curre.
          Y si hablamos de hombres para que explicar, parece que cuando más necesitas alguien que te escuche, que te cuide y que te anime no queda ninguno dispuesto a consolarte un poco, a estar cerquita para cuidarte … en fin ahí es donde se conoce a la gente que te quiere y que vale la pena cuando pasas malos momentos.
          Suerte que la rubia no necesita consuelo de nadie porque la gente que le quiere y le cuide la tiene día a día a su lado … Gracias Betty y mas sin vosotras no sé que haría.
 
 
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *