Vispera de un sabado

En fin, hoy es sábado, mi resfriado empieza a ir bajando un poco y esperemos que para el lunes pueda estar lista.
El café de anoche con Jordi se alargó más de lo previsto y es que claro, la conversación fue derivando poco a poco y se nos hicieron casi las cuatro de la mañana; y es que cuando alguien tiene una conversación interesante no se da cuenta que el tiempo pasa rápido y no te enteras. Anoche aprendí dos cosas una que la vida es más sencilla de lo que uno puede esperar, que hay personas que pueden vivir sin sentir y disfrutar del momento sin pestañear y que la base de la vida está en aceptar la realidad y vivir con ella, ser realista y conformarte con donde están tus limitaciones y vivir a partir de ellas.
Jordi es un sabio, un tio sencillo pero un sabio … no me podía creer a veces ocn la naturalidad que ha aceptado sus realidades y como ha sacado esa sonrisa divertida para poder demostrar lo que es, desde su paso por Afganistan dice que la vida le cambió, sin duda … y las razones tan obvias sobre como el gobierno nos da la vuelta a la tortilla para callar las bocas es toda una corriente filosófica.
Nos encontrarmos a Rosa y a Vichen en el pub de siempre y estuvimos analizando las situaciones personales de todos, no hay nada más maravilloso en la noche que terminarla con tu mejor amiga hablando de algo que estabas deseando escuchar, riéndote … a la llegada a casa no pude evitar acordarme de alguien con una ternura extrema.  
La segunda parte es que como siempre soy tan estúpida que me estoy volviendo a encaprichar, que no aprendo y que he decidido poner disciplina a mis sentimientos para evitar hacer el tonto de nuevo; y es que no sé porque soy así, en esta ultima semana he conocido personas extraordinarias y he evolucionado bastante, porque esta vez no.
Y volvemos a lo mismo, cuando alguien escucha algo bonito de alguien supongo que el primer paso es decirlo, hacerle saber que está ahi … pero no todo el mundo es igual, como dijo Betty Laura no seas tonta y vive.
Y si, la verdad es que sigo viviendo porque no me quedo en casa lamentandome de la vida, pero en la cabeza una sonrisa se repite … la verdad para que engañarnos, creo que se trata de algo precioso. 
Y para si fuera poco esta tarde mi hermana va a patinar con Kike y Erik … hace más de dos meses que no veo al peque, espero que no afloren en mi otros sentimientos otra vez … buf.
Mañana el peque de la casa nos cumple 20 años, iremos todoa a Alicante a celebrarlo con él …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *