Mi querido Eros

Mi querido y ansiado Eros :

Noches de hastío fusionan las lágrimas con la desesperación, te busco entre mis sábanas preguntándome porque esta noche como tantas el recuerdo me envuelve con la añoranza de tu partida, pasaron decádas desde que tu cuerpo desnudo envuelto junto al mío se deshacía en besos y caricias, décadas desde que tu sonrisa inmaculada iluminaba el alma de mis anhelos, que la ilusión de tenerte a mi lado era la luz que iluminaba cada despertar.

Me pregunto porque el destino, ese que cruzó durante un segundo nuestro momento hoy me castiga cada noche con el silencio de unas sábanas … en la distancia te sueño … sueño ser ninfa encantada que en riachuelo donde emanan aguas de esperanza te espera sentada junto a la orilla, sentada en la roca bautizada de fé e ilusiones, calida roca en el momento de la espera porque sabe que en algún momento tu ansiada sonrisa cual mago o vital alkimista haría olvidar que las piedras en realidad son frías.

Es tan plácido mi sueño Eros que no deseo despertar nunca, y cuando en la mañana el sol me desvela durante un segundo deseo con toda mi alma hayarme acostada a tu lado … y entonces, cuando mi mano busca la tuya un gélido grito de ausencia me dice que esta mañana como tantas deberé apretar los labios para no querer olvidarte.

Aquel día mi amado Eros que desperté por primera vez sin tu presencia me pregunté mil veces donde fuiste, y en cada silencio de mi día me pregunto si me amaste o fue tan sólo mi amor tan grande el que lleno tu sitio o el mío.

Donde se hayarán mis besos, esos que compartimos, si perecerán en otros labios o tal vez volverán a los tuyos … hoy mi ansiado Eros cual mensaje en una botella arrojo mi esperanza al río para volver a sentirte allá donde te hayes.

Siempre tuya

Neyebek

One thought on “Mi querido Eros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *